Inkwand: Blanca Nieves

Últimas reseñas

                                                                                   

domingo, 23 de octubre de 2011

Blanca Nieves


Último cuento del libro de Sueños de Princesas: Blancanieves. El cuento original ya fue copiado aquí y hoy os dejo el de nuestro pequeño libro rosa.

Un día, Blanca Nieves estaba cantando en el patio de su castillo cuando un Príncipe la descubrió. Se enamoraron en ese mismo instante.

Su madrastra, la malvada Reina, los vio y temió que la belleza de Blanca Nieves hubiera superado la suya, así que le preguntó al Espejo Mágico.

"¡Ay, ella es más hermosa que tú!", replicó el Espíritu del Espejo Mágico.

La Reina ordenó a un cazador que llevara a Blanca Nieves al bosque para que no regresara jamás.

Los animales del bosque vieron que ella estaba sola y perdida, así que la guiaron hasta una cabañita.

"Es adorable, como una casa de muñecas", dijo Blanca Nieves y llamó a la puerta.

Como nadie contestó, entró a la cabaña. Había siete sillitas y siete camitas.

Los Siete Enanitos se sorprendieron al encontrar a Blanca Nieves en la casa. Pero la amable Princesa les agradó y quisieron protegerla de la Reina.

Esa noche, todos bailaron al son de la música que tocaban algunos Enanitos.

Cuando la Reina descubrió que Blanca Nieves aún era la más bella del reino, se disfrazó como una anciana vendedora y envenenó una manzana.

Al día siguiente, esperó hasta que los Enanitos salieron a trabajar, y se acercó a la cabaña. Entregó la manzana a Blanca Nieves y la joven probó un bocado.

Blanca Nieves cayó al suelo y la Reina rió. Sólo un beso de amor verdadero reviviría a la joven. ¡La Reina era otra vez la más bella del reino!

Cuando los Enanitos descubrieron a su amiga, se sintieron desolados.

Construyeron un hermoso lecho en el bosque para Blanca Nieves y la visitaban todos los días. Se preguntaban si algún día despertaría.

Mientras tanto, el Príncipe había buscado a Blanca Nieves por todas partes desde el día que la conoció en el patio del castillo.

Iba cabalgando por el bosque cuando alcanzó a ver el lecho. Sabía que ella era la dulce joven que había conocido.

El Príncipe se acercó al lecho y la besó.

Blanca Nieves se movió. Los Enanitos y los animales del bosque saltaron de alegría: ¡su amiga había despertado!

La Princesa se despidió de cada uno con un beso antes de alejarse cabalgando con su Príncipe.

No hay comentarios :

Publicar un comentarioSe agradecen vuestras visitas y se aprecian los comentarios. Por favor, evitad las faltas de respeto y el hacer publicidad.

Publicar un comentario

Gracias por pasar a leerme. Todo comentario referente a la entrada es bienvenido. Por favor, evita la publicidad y las faltas de respeto.

TODOS LOS COMENTARIOS SON MODERADOS, por lo que aquellos no relacionados con la entrada comentada, serán eliminados.