Inkwand: Presentación de Ex Libris

Últimas reseñas

Cristal       Cristal       Cristal       Rojo y Oro       El hada mancillada       Almas de hierro       El periplo del ángel       El poder de la oscuridad       Canción de Navidad       Hugo Holmes       Cuentos de hadas y sapos       Una visita de San Nicolás      Los coleccionistas de vidrio

domingo, 2 de diciembre de 2012

Presentación de Ex Libris



 
Esta entrada es muy especial para mí: es la crónica de la primera presencación a la que he acudido y, como no podía ser de otro modo, ha sido la de mi querida amiga y gran escritora Sandra Andrés Belenguer quien traía su última novela y lo mejor que ha escrito hasta ahora y, sin duda, desde que lo leí, uno de mis libros preferidos: Ex Libris. Desde que Sandra me confesó que estaba preparando este evento, empecé a soñar con el día de ayer y cuando me preguntó si podría ir con uno de mis vestidos de época, comencé a fantasear con nuestro encuentro en la Librería Primado. Sabía que sería especial, como siempre que nos volvemos a ver. Para que luego digan que los libros no dejan nada una vez los terminas de leer. A mí aquel precioso libro de lomo negro con el título El Violín Negro me dio un tesoro: una amiga, una dulce chica de Zaragoza, de mi edad y con las mismas aficiones y obsesiones: la literatura, los musicales y, Erik, nuestro idolatrado Fantasma de la Ópera.

Quería conseguir que aquella presentación fuese perfecta y pensé en mi amiga Paula, una violinista maravillosa que toca con el grupo Pet Pipers' Project, compuesto por amigos míos que siempre se han portado genial conmigo. Pronto se me ocurrió que ella podría tocar un par de canciones en la presentación y alguna del musical de El Fantasma de la Ópera para Sandra. Cuando se lo comenté a Sandra, me preguntó si Paula sabría interpretar música irlandesa... ¡jajaja! ¿Si sabría? Los Pet son un grupo de música irlandesa. Y de nuevo, volví a pensar en cómo sorprenderla más y pedí a Juglar, Punki, Gil y Raquel que acudieran a agregar al violín la música de gaita, bodhran, tin wistle y low whistle. Todo parecía que sería perfecto. Pero, la noche antes, Paula me comentó que su mano le dolía mucho, que a penas podría abrir una puerta. Me comentó que si mejoraba para el día siguiente, acudiría. Pero, no quise, no quiero que una amiga arriesgue su salud por un 'capricho' mío, me sentiría fatal si por cumplir mi deseo, empeorara. Raquel tampoco podía venir pero Nacho, en un último momento, se unió a la fiesta (¡muchas gracias, sé que ibas justísimo de tiempo!).

Llegó el gran día: peluquería, nervios, taxi (gracias Maggie por llevarnos), nervios, miradas de reloj cada tres segundos, nervios, frío, nervios... y un violín negro en mis manos. Volver a ver a Sandra fue como reencontrarme con alguien a quien hace siglos que no ves y abrazarla como conseguir que un artista que te gusta muchísimo te guiñe un ojo. La voz dulce de Sandra, su cálida sonrisa, sus ojos siempre tan sinceros y el calor y familiaridad con la que siempre me tratan sus padres, me enternecieron hasta el borde de las lágrimas. Y que Marián me reprochase tan cariñosamente que fuese tan atenta con su hija me hizo sonreír. Nada que yo pueda regalarle a Sandra llenará su corazón como lo han hecho sus libros en el mío. Por eso, siento que debo agradecérselo con estos pequeños detalles, que cuando se sienta desfallecer, cuando pierda la inspiración, mire esa pluma de cristal, esos clips para el pelo, esa Licca violinista, ese tocado con un violín, esos pendientes de violines y, por supuesto, ese violín negro... y recuerde que YO CREO EN ELLA... SIEMPRE (y si ella recuerda qué significa la palabra 'Always...', sabrá lo que signica para mí dedicársela ahora mismo).

No solo me encontré con Sandra, allí estaban Zaiare (Laberintos de Papel), Jud Baltimore (El Diván de Jud), y Mr. Sandman (El Creador de Sueños), tres Bloggeros amigos míos que han hecho que me pique el interés de saber qué se siente siendo uno de ellos. Me presentaron a sus amigos y compañeros de afición (Leslok (Tus Mundos de Papel) El Barbus (Mesándome las Barbas), Samira (Más que Fantasía), Anabel Botella (La Ventana de los Libros), Mari Carmen (Bruja en la Luna), Airlun (El Rincón de Airlun), Arantxa (Literatura Youth Fantasy), Elena (Sueños Nevados) y EniGrint (A Través del Espejo). También conocí a la escritora Olga Salar (Luna Lunera) y a su preciosa hijita: Aitana.
 
A las siete en punto, comenzó la presentación con agradecimientos de la editora (que no recuerdo si se llamaba Nuria), Olga Salar, Mr. Sandman y, por supuesto Sandra. Sus palabras "gracias a María y Sonia, mis cómplices siempre" y muchas otras más de la boca de Olga y Mr. Sandman me hicieron emocionar hasta el borde de las lágrimas. Y, ¡cómo agradecí llevar máscara! (aunque Sandra dice que notó mis ojos muy brillantes). Sentía orgullo de amiga, verla ahí, presentando su cuarto libro, su ópera prima porque el éxito de ese libro es el éxito de todos los 'bichos raros' de instituto. Esos a los que nos pegaban y nos hacían la vida imposible por el simple hecho de preferir un libro antes que una charla de maquillaje, un partido de basket o estar de cotilleo absurdo. Ex Libris somos todos los amantes de la literatura y Sandra nos ha dado lo que siempre quisimos: la esperanza de encontrar una librería misteriosa cuyo librero nos entregue un libro del seamos nosotros los protagonistas, los que escribimos el final (aunque el epílogo quede en el aire, jaajaja).

La música de Pet Pipers' Project animó la presentación tras los agradecimientos y monentos antes de la firma de ejemplares. Su música siempre termina calando pero creo que hizo del acontecimiento algo mágico pues Irlanda tiene mucho que ver con la trama del libro (y, hasta aquí puedo hablar). Nunca podré agradecerles lo suficiente el favor que me hicieron ayer a la tarde. ¡Muchas gracias, chicos, sois los mejores!).

Al final de la presentación apareció mi amigo Jaime, quien sufrió mis citas del libro durante tres días a altas horas de la madrugada quien terminó queriendo leer el libro y decidí regalárselo ese día (como regalo de cumpleaños, que es el 17 de enero, un mes antes del mío). Sandra le firmó su libro y yo le llevaba tres más (el mío, el que le compré a mi amiga Eilan por su cumpleaños y otro que me habían encargado y que no puedo revelar porque igual me leen, jijiji).

Ha sido una experiencia maravillosa que quiero volver a repetir aunque sé que ninguna causará en mí el compendio de emociones que ésta ha generado en mi interior. Además, la cosa no acabó ahí. Tras la presentación y las preguntas, vino la firma de libros y después, como Sandra y 'papá y mamá' (hey, que les llevo llamando así unos tres años y cuesta nombrarles de otro modo) estaban cansados, fuimos a tomar algo y a charlar un poco antes de despedirnos de Sandra y sus padres que se iban a descansar al hotel. Quizá lo malo de sus visitas a Valencia sea eso: que nunca nos la podemos quedar por mucho tiempo... ¡habrá que planear un secuestro para la próxima vez!


Le hicimos varias preguntas sobre el final del libro, su posible segunda parte y otras cosas más subiditas de tono (que no sabía yo que el mundo bloggero era tan 'perve') pero a Sandra no me la van a pervertir, desde aquí lo digo. No quiero que la pluma de Sandra, su estilo literario cambie en ese aspecto, quiero que conserve esa inocencia tan característica de Sandra, que nos siga dejando leer entre líneas y deje a la imaginación del lector la posibilidad de crear esos momentos íntimos entre los personajes. Porque todos sabemos lo que pasó aquella noche de lluvia entre Iris y Adrien sin que ella dijera nada fuera de tono, jajajaja.

Una vez Sandra y sus padres se fueron, los demás decidimos cenar juntos (menuda trolleada lo de 'no, al chino no, mejor al bar de al lado', jajajaja) y después, cada gallina a su palo. Jud Baltimore, Zaiare, Markus y yo nos fuimos a nuestra casa y allí seguimos las chicas hablando de libros (demasiada intelectualidad para Markus, según sus propias palabras). Jud se nos quedó dormida y poco después, caí yo que la noche anterior, entre los nervios, la Luna llena, el eclipse y demás... no dormí nada. Eso sí... esta noche soñé con Sandra, que era pelirroja, que se dormía sobre mí mientras charlábamos con Judit y María y que su padre nos hacía fotos, jajaja...
 
Ayer fue un día perfecto y prueba de ello, estas fotos (gracias a Sandra y Leslok por publicarlas porque mi cámara ya no da más de sí).


EL VÍDEO



EL REENCUENTRO

 

LA PRESENTACIÓN


 
 LA FIRMA 


 
 LA DESPEDIDA


 

1 comentario :

  1. Oir hablar tan bien de un autor siempre da ganas de leerte su libro. La verdad yo ya me había enamorado de la portada y del argumento pero al leer más sobre la autora todavía me han entrado más ganas de leermelo.

    ResponderEliminar

Gracias por pasar a leerme. Todo comentario referente a la entrada es bienvenido. Por favor, evita la publicidad y las faltas de respeto.

TODOS LOS COMENTARIOS SON MODERADOS, por lo que aquellos no relacionados con la entrada comentada, serán eliminados.