Inkwand: Reseña: Relatos cortos de Cristen Hemingway Jaynes

Últimas reseñas

Cristal       Cristal       Cristal       Rojo y Oro       El hada mancillada       Almas de hierro       El periplo del ángel       El poder de la oscuridad       Canción de Navidad       Hugo Holmes       Cuentos de hadas y sapos       Una visita de San Nicolás      Los coleccionistas de vidrio

lunes, 11 de mayo de 2015

Reseña: Relatos cortos de Cristen Hemingway Jaynes

Ficha Técnica


Autora: Cristen Hemingway Jaynes
Género: Contemporánea
Primera Edición: Abril 2015
Editorial: Madrilenian
ISBN: 9788494089893
Páginas: 116
Valoración: Prometedor

Argumento

La bisnieta del premio Nobel Ernest Hemingway —autor de El viejo y el mar—, nos presenta esta colección de nueve relatos cortos llenos de la crudeza de las complicaciones familiares tales como abandonos, divorcios, adicciones... que irán moldeando el carácter de sus protagonistas, llevándoles desde su inocente infancia hasta su sombría edad adulta, pasando por desengaños, miserias y desilusiones siempre amparados en el recuerdo de tiempos mejores.

Reseña

Todos los relatos están narrados en tercera persona por un narrador omnipresente que todo lo ve y todo nos lo describe con un detalle tan exquisito que nos permite adentrarnos dentro de cada escena, percibiendo incluso la lluvia que cae en ocasiones sin piedad sobre los protagonistas. Si bien su título original traducido literalmente sería "La más pequeña de las entradas", considero un acierto el dejar su título original en inglés —The smallest of entryways— con una pequeña descripción de la obra: Relatos cortos. La breve introducción de la traductora nos hace comprender lo difícil de su tarea y la gran responsabilidad que pesó sobre ella a lo largo de su trabajo de traducción.

A pesar de su brevedad, cada uno de los nueve relatos consigue su objetivo. Es imposible no sentir el dolor de los primeros meses de la aceptación de un divorcio y de adaptación a la nueva situación, así como resulta siempre nostálgico ver cómo los edificios de nuestro barrio de siempre van cambiando no solo de aspecto sino de función y cómo una lavandería puede pasar a ser un lugar de comida rápida. Desde el primer al último relato, nos impregnamos de las miserias de los protagonistas, gracias a la sencillez del lenguaje que usa la autora y a las comparaciones tan maravillosas que hace en todo momento, ayudando a que el lector empatice en algún momento con uno o varios de los personajes de los relatos. El mensaje es claro: todo lo que vivimos, bueno o malo, deja huella en nosotros e influenciará en nuestra manera de actuar en la vida.

A pesar de su brevedad —cien páginas exactas de relatos —la obra deja al lector con inquietudes. ¿Es todo tan efímero como una lámpara de macramé? ¿Sabremos tomar un tren de regreso a casa cuando admitimos nuestros errores? ¿Hay gente anónima que nos cuida desde pequeños hasta nuestra edad adulta o son solo una alucinación más? Son preguntas que, en cien años desde ahora, todo el que lea estos relatos se hará alguna vez al disfrutar de ellos.

La portada nos da el aviso de que no vamos a encontrar un cuento de hadas en el interior, que habrá tristeza y desolación, que todo será de colores sombríos, oscuridad, suciedad y desorden que buscan una luz que les devuelva al mundo donde brilla la esperanza. Así, la imagen del último relato —Kitchen Drawers, de la artista Amelia Santiago —nos muestra a una mujer que se ha abandonado a sí misma, quizá cansada de luchar por algo que nunca pudo obtener... No es una lectura agradable desde el punto de vista de querer pasar el rato con algo que nos haga desconectar de la realidad, todo lo contrario, son relatos de una crudeza que nos obliga a seguir anclados al día a día, a aceptar esos problemas tan cotidianos en nuestra sociedad, dándonos la oportunidad de intentar cambiarlo para que nuestra vida no sea como la portada y poder dotarla de la alegría de lo que sería una novela de entretenimiento. Una lección que se aprende aquí: si no quieres ser un protagonista de estos relatos, actúa ya para conseguir tu propia historia.

Citas

Siempre lleva con ella un vaso que rellena con algo que tiene en el armario (pág. 22)

✖ Sin embargo, ahora, parecía que su boca siempre había sido y tenido esa expresión (pág. 31)

✖ Era tan inofensivo como una serpiente común (pág. 46)

✖ Yo no cobro a un hombre pobre (págs. 62 y 64)

Gracias a Madrilenian por el envío del ejemplar

9 comentarios :

  1. Me gustan los relatos así que no lo descarto :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aviso que son duros, obviamente al ser cortos no se llega a profundizar mucho en las situaciones pero, hay frases que dejarán huella...

      Besos de tinta

      Eliminar
  2. ¡Hola!
    A pesar de que no soy muy de leer relatos cortos creo que éstos podrían gustarme, a pesar de que sean duros.
    Me lo llevo apuntado.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son breves y muy directos y a ver, para ver su dureza, hay que meditar sobre lo que se lee. Si solo los lees como un relato de ficción, pues son como todos los relatos cortos corrientes. Mas si indagas en la vida de la autora y luego los lees, entre líneas descubres muchas cosas.

      Besos de tinta

      Eliminar
  3. Cuando quiero alejarme de algo mas profundo y denso,siempre tengo a mano algo asi, relatos cortos..Al ser duros me echan para detras en estos momentos de mi vida, pero me lo llevo anotado en la lista de los "quizas"

    Besitoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que estos momentos de tu vida cambien a mejor. Yo recuerdo cuando era adolescente, que me ponía canciones deprimentes cuando estaba hundida y así me decía: "pues no me va tan mal"... ya sabes, mal de muchos...

      Besos de tinta

      Eliminar
  4. Me llama la atención, aunque no sea una lectura ligera de las que prefiero. ¡Gracias por la reseña!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver... ligera es. Depende de lo que profundices en el significado y en los relatos, te será más o menos densa. Se puede leer sin pararse a meditar en ello, pero yo prefiero dejarme llevar por todo lo que encuentro escondido entre las palabras.

      Besos de tinta

      Eliminar
  5. Si soy sincera los relatos de Ernest Hemingway siempre me han dado ganas de ahorcar a alguien así que no sé si me inspiran mucha confianza. Quizás algún día mi faceta curiosa me lleve a leerme algo sobre la autora y tratar de buscar aspectos personales en su obra ya que su bisabuelo era muy propenso a ello.

    ResponderEliminar

Gracias por pasar a leerme. Todo comentario referente a la entrada es bienvenido. Por favor, evita la publicidad y las faltas de respeto.

TODOS LOS COMENTARIOS SON MODERADOS, por lo que aquellos no relacionados con la entrada comentada, serán eliminados.