Inkwand: enero 2016

Últimas reseñas

Cristal       Cristal       Cristal       Rojo y Oro       El hada mancillada       Almas de hierro       El periplo del ángel       El poder de la oscuridad       Canción de Navidad       Hugo Holmes       Cuentos de hadas y sapos       Una visita de San Nicolás      Los coleccionistas de vidrio

miércoles, 27 de enero de 2016

¡¡¡ALERTA!!! SPOILER


¡Buenos días, tinteros!

Hoy os traigo una entrada para debatir, y espero pronto poder ofreceros alguna más pero esta, era una duda que llevaba mucho tiempo dando vueltas en mi cabeza: ¿cuándo un spoiler deja de considerarse spoiler? Vamos a empezar por el principio, porque estoy dando por hecho que todos conocemos el significado de este término. Denominamos spoiler a la revelación de unos acontecimientos o del final de una trama o historia que estamos siguiendo (esto puede ser libro, saga, serie, película...).

En mi opinión, cuando se habla de clásicos universales, libros que tienen adaptaciones televisivas o cinematográficas desde antes de que la Tierra fuera creada, no se puede considerar spoiler cualquier cosa que se diga al hablar con alguien sobre ello. Ha tenido una eternidad para verlo/leerlo, creo yo. Otra cosa es que esa persona te diga que no ha podido aún por una serie de factores pero que está en su lista de pendientes y que no desea saber detalles de la trama. Ese es otro punto. Pero, ¿debemos ir siempre con el "¿lo has leído?" "pero, ¿vas a leerlo?" "¿puedo contarte detalles?" Es como si tuviéramos que pedir permiso para comentar CUALQUIER LIBRO y no ya los de actualidad. Además, no olvidemos que, en ocasiones, cuando se nos revelan ciertos detalles de obras que no conocíamos, estos despiertan nuestro interés por su lectura. Y siempre podemos cortar a nuestro interlocutor con un "ya no me cuentes más, quiero leerlo".

En este vídeo os cuento mi opinión un poco más detallada sobre los spoilers y algunas experiencias con ellos. Espero que os guste.



Sé que muchos de vosotros no soléis comentar vídeos de Youtube, por lo que dejo el debate abierto también aquí en el Blog para poder leer más opiniones y no solo las de mi canal.

Besos de tinta para todos
Leer más

martes, 26 de enero de 2016

Reseña: La chica del león negro

Ficha Técnica


Autora: Alba Quintas Garciandia
Género: Fantasía, Juvenil
Primera Edición: Junio 2015
Editorial: Plataforma NEO
ISBN: 9788416429370
Páginas: 256
Precio: 15,90€
Valoración: Excelente

Argumento

Serena lleva una doble vida. En nuestro mundo es una adolescente más pero, por la noche, en un mundo paralelo al nuestro donde hasta el tiempo transcurre de manera diferente, ella es La chica del león negro. Su misión: ayudar a su amado Pascal, quien fuera paciente de Hugo, su padre. Gracias a los apuntes de Hugo, Serena aprendió a llegar a Némesis y allí, busca una cura para su chico, terminar lo que su padre no pudo pues se suicidó antes y poder tener su final feliz. Pero los Delirantes, unos seres que son capaces de penetrar en la mente de cualquier ser —humano o de otro mundo —, no se lo pondrán fácil. Serena conocerá a los Siete: Locura, Cólera, Culpa, Pánico, Euforia, Celos y Odio. Y quizá deba enfrentarse a la más poderosa de todos ellos: Melancolía.

Reseña

Estamos ante una lectura que nos llega de la mano de un narrador omnipresente que, en ocasiones, se salta el muro que nos separa de él y habla directamente al lector, al que llama intruso. Acompañar a la protagonista siendo meros espectadores suele ser lo común cuando se lee una historia pero aquí la autora ha querido introducir al lector dentro de los acontecimientos, valiéndose de ese trato directo con él a través de esas páginas en blanco que, a medida que avanza la lectura, revelan más cosas y nos llena a la vez de nuevas dudas e incertidumbres.

Si bien el título y la portada son ya de por sí atrayentes, la cuidada edición de la novela ayuda a hacerla aún más apetecible. No tiene quizá un título que revele demasiado del mundo que espera ansioso de encontrarse con el lector pero nos presenta de manera muy acertada a Serena y su fiel acompañante en Némesis.

Siguiendo un orden cronológico, la historia de los personajes se va desarrollando al tiempo que se descubren pinceladas del pasado de cada uno de ellos para poder comprender mejor su situación actual. Así, a lo largo de veintiséis capítulos la autora nos deja conocer mejor a los Delirantes, al enigmático Alen, al atormentado Pascal y, por supuesto, a Serena.

Algunas incógnitas son reveladas de manera casi absoluta pero Alba Quintas ha sabido mantener la intriga con las dudas que más inquietan al lector. ¿Quién es quien le habla desde las páginas negras? Y no solo eso, hará uso de creencias populares y religiosas para dar mayor fuerza a la credibilidad de su mundo de fantasía, convirtiéndolo en una realidad posible.

Tratándose de una novela juvenil, el estilo es sencillo y la trama transcurre con fluidez, con un ritmo ligero que obliga a no abandonar el libro hasta acabarlo. Con unas descripciones excepcionales y un vocabulario muy cuidado pero sin pecar de recargado, la autora ha conseguido crear una obra sencilla en lo que a trama se refiere pero con mucho trasfondo filosófico y moral, como muchas de sus escenas con los Delirantes nos muestran a modo de metáforas de lo que sucede en la vida real al dejarnos llevar por estos sentimientos.

Sin duda, un punto a favor es cómo la autora ha sabido llevar a término lo delicado de la situación de los protagonistas. Con un final que puede ser decepcionante para muchos pero, completamente lógico y necesario para aquellos que profundicen más en el trasfondo de la historia que se nos cuenta. Una novela para leer no solo para sumergirnos de lleno en un mundo de fantasía, sino también para hacer reflexionar sobre nuestro propio estilo de vida y aprender a auto-evaluarnos, preguntándonos si las decisiones que tomamos y los deseos que creemos anhelar son los correctos y/o reales. Nos invita a ahondar más en nuestro interior, para sacar mayor provecho de nuestra vida, sin desperdiciar un momento y así, no caer en las terribles garras de Melancolía, quien nos despoja de toda esperanza, arrojándonos a un vacío del que ya no hay retorno.

Citas

☙ La sensación que daba era la de que mil personas estaban contenidas en su voz, como si mil tonos diferentes fueran los que salieran de aquella boca. Todos los sentimientos, todos los matices posibles, estaban allí. Y la mezcla, el escucharlos todos a la vez, era más de lo que Gerard creyó poder soportar. ❧

☙ En Némesis siempre es de noche. Siempre he pensado que ningún delirante sobreviviría a un amanecer. El poder del delirio lo guarda la oscuridad, y por eso quienes legan aquí necesitan saber que su espejo será la noche. Que en a oscuridad se encontrarán. Y que quizás, y solo quizás, no podrán soportarlo. ❧

☙ Es lo de siempre: el que ve no actúa, el que actúa no ve. Estrellas desde el cielo o soldados en la tierra. Escoge bien. Escoge muy bien, que te va la vida en ello. Y una vida es mucho tiempo sin actuar. Y una vida es mucho tiempo sin ver. ❧

☙ Seamos observadores, seamos vigías. Hay un faro y una tormenta, y tú quieres ser la luz que guía, pero lo único que puedes hacer es alzar las manos e intentar consolar al cielo para que deje de llorar. ❧

☙ —Cada luz tiene una sombra igual o más grande que ella, ¿sabes? ❧

☙ La mirada dura y los labios llenos de preguntas y el corazón de cristal y un bosque danzando a su alrededor y una melodía de piano triste acompañándolo a todos lados. Sus gestos son conmovedores. Su rostro es un atardecer que no acaba. ❧

☙ [...] hace falta más valor para dejarse ayudar que para afrontar por ti mismo tus problemas. ❧

☙ Estoy harto de esa impotencia de saber que tú eres mi armadura, y que no me llevo los golpes porque tú estás entre el mundo y yo. ❧

☙ No hay nada peor que perder a aquel a quien amas, te lo digo por experiencia. Es algo que destruye una parte de ti, y ya nunca te recuperas de eso. Aprendes a vivir herido de muerte. ❧

☙ Pascal por sí mismo tenía algo. Parecía agua, parecía un refugio, un paisaje contemplado desde lo más alto de una montaña. Un cielo de color cálido. Pascal era bueno, con ese tipo de bondad que es carismática por sí sola,que vence a la tristeza y a la alegría, que hacía que él siguiera siendo él por encima de las batallas que libraba en su interior. ❧

☙ Al chico bañado en luz blanca se lo ha tragado la noche. ❧

☙ Todo el lugar estaba iluminado por una curiosa luz blanca que no parecía provenir de ningún lugar ni objeto concreto, y que lo habría cegado de no ser porque aquella alegría ya lo había dejado ciego, de no ser porque cualquier luz le parecía débil comparada con el sol que sentía que llevaba en el pecho. ❧

☙ Se trataba de un hombre mayor, pero de gran estatura. Vestía un traje de rombos parecido al de un arlequín, en el cual se mezclaban caóticamente lo tonos amarillos y anaranjados. Su largo pelo gris era una maraña de trenzas y rastas. Cuando lo vio pudo saber de dónde había provenido el sonido inicial. De cada trenza colgaba un cascabel plateado, que al moverse hacía un ruido parecido al de una carcajada. Ese era el coro que acompañaba siempre a Euforia. ❧

☙ Eran iguales, pero a la vez, como el día y la noche. Los mismos rasgos adolescentes, el mismo cuerpo pequeño y ligero, los mismos tatuajes debajo de los ojos, sendas líneas de rombos. Las pupilas alargadas de gato.Vestían ropas muy recargadas, camisas a rayas verticales con chorreras, pantalones con doble fila de botones,pajaritas exageradas, botas con plataformas altísimas y puntas de hierro. Las manos las cubrían con mitones muy adornados y llevaban una rosa en el bolsillo del pecho. Su extravagante apariencia la remataban dos sombreros de copa.
Y, sin embargo, a pesar de que eran gemelos idénticos, de que vestían las mismas prendas..., eran completamente opuestos. El que estaba arriba llevaba ropas de tonos brillantes, tenía las mejillas encendidas, los ojos azules, el cabello tirando a anaranjado. Era una explosión de colores. El otro, en cambio, vestía entero de blanco y negro. Parecía la versión triste y desvaída de su gemelo, no solo por los colores, sino también por la propia expresión de su rostro, sus ojos y cabellos oscuros, y e aura que lo rodeaba.
[...] Celos, el menor de los Delirantes, el adolescente que podría ser encantador y que, sin embargo, provocaba repulsión, vestido con unos colores como solo podían encontrarse en los fuegos artificiales, y su descolorido hermano, Odio.
Las caras opuestas de una misma moneda. ❧

☙ Los celos y el odio eran cosas de la rutina, no pasiones que se canalizaran por el arte. ❧

☙ Celos esclaviza a aquellos que los sufren, y Melancolía es la más poderosa de los Delirantes, la más influyente tanto dentro como fuera de Némesis. Es lógico que sea aquella a quien envidia mi hermano. Por eso tiene poder sobre él [...] Y allá donde va él, voy yo. Allá donde va Celos, va Odio. ❧

☙ Por mucho que pienses que algo tan hermoso no puede hacerte daño. A veces la belleza duele, nos duele a nosotros, pero, sobre todo, les duele a aquellos que la poseen. Y el dolor hace a alguien capaz de cualquier cosa. ❧

☙ [...] se puede vivir sin cordura, sin paz, sin autocontrol, incluso sin amor hacia uno mismo, pero no se puede vivir sin esperanza. ❧

☙ Ni siquiera la podredumbre de aquel lugar podía corromper al ángel.Sus finos pies parecían no tocar el suelo.Su pálida piel no entendía de sombras. Sus alas demostraban la diferencia que había entre su negro puro y un negro sucio, manchado. Incluso al marcar a Alen de por vida, los ángeles se habían cuidado mucho de ser perfectos. ❧

☙ Me pregunto por qué abandonamos la palabra melancolía y pasamos a llamarla depresión. Quizá temíamos invocar al diablo si pronunciábamos su auténtico nombre.
No hay peor espejo que el estar en su presencia y sentir su aliento sobre ti, robándote la esperanza. Dejándote sin un mañana ❧
Leer más

jueves, 14 de enero de 2016

Hasta Siempre... Alan Rickman


Hoy es un día negro, negro como la túnica que ondeaba a tu paso al descender por las escaleras que daban acceso a las mazmorras donde impartías clases. Mientras para mí era una mañana normal, para ti era la última de tu vida. Alan, para mí serás Severus Snape siempre, por lo tanto, espero no te ofenda mi despedida si te hablo como si fueras él.

Tus ojos y los míos se encontraron en 2002, nos separaba la fina pantalla de la televisión que me permitía verte en ese Gran Comedor mirando al niño protagonista. Sabes que suspiré al verte y que dije "va a morir", "no muere", me aseguraron... Y yo sentencié: "En esta quizá no, pero morirá", porque todos los personajes que hacen palpitar mi corazón de un modo diferente cuando los conozco, antes o después acaban muertos. Es mi maldición, supongo. O quizá sea su tributo para dejar una honda huella en mi corazón.

Tú inspiraste mi primer fanfic. Un relato de trece páginas donde trataba de mostrar la visión que yo tenía de ti. Un relato que gustó tanto en Internet que derivó en otro aún más extenso (de 53 páginas) que quedó incompleto, en el capítulo 7. Te debo tantas cosas y tú nunca lo has sabido...

Te debo a Álex o a Shelem, llámale como prefieras porque el sentimiento hacia la persona es el mismo. Gracias a ti, a tu personaje, llegué a ella. Interpretaba a Severus adolescente en un foro de rol y plasmaba mi amor por ti en cada línea que compartíamos. Luego nos distanciamos pero, ¿sabes? Volvimos a hablarnos y este octubre, nos pudimos dar nuestro primer abrazo pues ella atravesó la distancia acuática que nos separaba y vino desde México a verme. No quise agobiarla, se parece en ti hasta en eso del contacto físico. Por eso, cuando en un castillo bajamos a las mazmorras y me pidió hacerse una foto conmigo, abrazadas... supe que éramos las mismas que se conocieron hacía tantos años. Ya ves... nuestra primera foto fue en unas mazmorras... por ti.


Pero ha habido mucha más gente que llegó por mi pasión hacia ti: Arthur, Aida, Lara... unos quedan, otros se alejaron. Y, por ejemplo, me uniste aún más a mi pequeña muñeca de porcelana, mi bella y adorada Xiomara, la que ha desempeñado el triste papel de darme la mala noticia a las 14:02. Me ha llamado por teléfono y, como si supiera que no me gustaba lo que iba a escuchar, no he cogido y me lo ha comentado en Facebook. Con ella he pasado momentos muy duros, tanto suyos como míos. Sabe lo que me duele y cómo me puede afectar una noticia. Ella es mi Lily, mi niña pelirroja con cara de muñeca. Un amor, como el tuyo, inalcanzable pero que se mantiene con una hermosa amistad que valoro. Y es gracias a ti.

Dice Amparo que ahora estás con Lily. Espero que eso te devuelva la felicidad que siempre mereciste tener, aunque seguro que hay un James cerca y lo jode todo. Porque si ese no mete la pata y da por culo, no es feliz. Yo prefiero pensar que estás al lado del Rey de los Goblins, que también nos ha dejado esta semana. Quizá también te dolió mucho su pérdida y has decidido irte también... el caso es que te fuiste...

Te vas... y duele... porque dejas muchas huellas en mi camino. Te vas y sé que no podré ver una película tuyo en mucho tiempo. Te vas y lloro... Lloro porque siempre imaginaba llegar a conocerte. Llevo desde que se publicó el último libro diciendo que me tatuaría una cierva plateada con la palabra Always en tu honor. De este año no pasará... Tienes mi palabra. Formarás parte de la decoración de mi espalda junto al violín, la máscara y la rosa de Erik y el dedal y la bellota de Peter.


Sé que decías que cuando tuvieras ochenta años, leerías Harry Potter sentado en una mecedora y que cuando alguien te preguntara: "After all this time?", tú responderías con un "Always". Pronto cumplirías setenta años... dentro de diez, cumpliré esto por ti. Te lo debo tras todo lo que tú me has dado.

He escuchado miles de audios tuyos leyendo poesía, he llorado cada vez que releo "The prince's tale" en el último libro... Creía que verte morir en un libro y posteriormente en una película, me haría inmune al tremendo dolor que siento ahora mismo... Oh, Alan... Tu voz era irrepetible. Gracias por ese legado que nos dejas.


Has sido un villano al que hemos aprendido a amar, y eso no lo consigue cualquiera. Has puesto el corazón en todo lo que hacías y por eso ahora es tan duro despedirse de ti, en cada escena tocabas un poquito más mi corazón, ya fueras sheriff, coronel, arcángel, profesor o alienígena. Y ahora verte de nuevo en pantalla amplificará todo ese sentimiento al saber que nos has dejado. Pero, permanecerás en mi corazón... ALWAYS.


Leer más

martes, 12 de enero de 2016

Reseña: 12 campanadas y un beso

Ficha Técnica


Autora: Olivia Ardey
Género: Romántica
Primera Edición: 2015
Editorial: Versátil
ISBN: 9788408124696
Páginas: 105
Precio: 3,50 (formato electrónico)
Valoración: Prometedor

Argumento

Vanesa es Guardia Civil, un trabajo que conlleva gran responsabilidad y riesgo al mismo tiempo. Quizá por eso aunque es alegre y risueña, no tolera que se le falte al respeto. Por otro lado, está Diego, un joven y atractivo veterinario que ha quedado viudo demasiado pronto, teniendo que hacerse cargo de sus dos hijas. En la boda de unos amigos comunes, coinciden y su primer encuentro llega a ser desastroso, lo que marcará a Vanesa, que no olvidará fácilmente aquella noche y le hará pagar su comportamiento de entonces con desplantes, unos más divertidos que otros. La diferencia de edad entre ellos, las dos niñas de él y el carácter de ella son varios obstáculos que entorpecerán cualquier intento de relación posible. ¿Puede superarse el orgullo, las trabas familiares y olvidarse la diferencia de edad?

Reseña

Nos encontramos ante una novela breve y de muy fácil lectura, ideal para los días de frío previos a las vacaciones de Navidad o a los posteriores, para seguir recordando un poco el ambiente. Olivia Ardey, sin salir en ningún momento del narrador en tercera persona, nos cuenta mes a mes, capítulo a capítulo la relación entre los protagonistas, con unas pinceladas de romanticismo y humor que convierten el libro en una obra muy amena. Si bien el título nos puede dar una ligera idea de lo que dentro nos vamos a encontrar, cabe decir que cada mes, cada campanada conlleva consigo una situación que resolver, una escena llena de sentimiento, personajes secundarios que tocan profundamente el corazón aunque su aparición sea breve. La portada es un gran acierto, con el paisaje nevado donde se ambienta la historia, la encantadora sonrisa de Vanesa y el rostro afable de Diego, quienes nos invitan a adentrarnos de lleno en su historia y vivir con ellos todo lo que les sucede a lo largo de nueve meses —de mayo a enero —, captando al lector, si es que el título no lo había conseguido previamente.

Cada capítulo viene con una pequeña rima relacionada con el mes del que se habla durante las siguientes páginas y así, cronológicamente, nos vamos adentrando en las vidas de los habitantes de Tarabán, el apacible pueblo de Teruel donde transcurre la historia. El hecho de que la autora use un estilo sencillo y coloquial, hace de esta lectura un soplo de aire fresco, agradable de disfrutar entre lectura y lectura o tras un día agotador lleno de problemas y responsabilidades, dejando un dulce sabor de boca al dejar el libro sobre la mesita de noche. La trama romántica está muy bien llevada, sin llegar a cansar en ningún momento, con los altibajos típicos de la vida, lo que otorga a la narración aún más veracidad. Si bien, como en casi toda novela romántica, el final es predecible, por esa manía que hay en este tipo de novelas por los finales felices, el modo en el que este se alcanza es entrañable y muy emotivo, donde todo un pueblo demuestra cómo puede llegar a involucrarse por sus vecinos y su felicidad. Quizá la historia no sea de esas que dejan huella por mucho tiempo —no olvidemos que es una novela corta, un relato como secuela de Bésame y vente conmigo, obra de la misma autora —, pero los personajes saben calar muy hondo y en ocasiones, esto es lo que da más valor a un libro, como sucede aquí.
Leer más

martes, 5 de enero de 2016

Reseña: El sentido del círculo

Ficha Técnica


Autor: Manuel Ortuño
Género: Humor
Primera Edición: Abril 2015
Editorial: Ruiz de Aloza
ISBN: 9788494400018
Páginas: 269
Precio: 14,25€
Valoración: Prometedor

Argumento

A una frutería entra un hombre con otro al hombro. Se trata de su primo Bruno, recientemente fallecido. Adán Lescott, que así se llama nuestro hombre, acabará en el Registro de Defunciones para que su primo pase por una serie de pruebas y su muerte sea oficial. A lo largo de estos acontecimientos, conocerá a personajes de lo más variopintos: una prostituta funcionaria, un dibujante que está obsesionado con dibujar un autobús y un hombre con un enorme martillo que se dedica a romper relojes entre otros.

Reseña

Una lectura diferente. Así es como defino este libro narrado cronológicamente y en tercera persona a lo largo de doce capítulos. Si bien el título en un principio no me decía nada de lo que podría encontrarme en el interior, una vez finalizada la novela, descubrí que no podría tener uno más acertado. Cada comienzo de capítulo nos describe con una belleza —¡y cordura! —sublimes el lugar donde se ambientan los hechos narrados a lo largo de esas páginas donde todo es un compendio de absurdos conectados entre sí. Con situaciones en ocasiones similares a la pluma de Terry Pratchett, un lenguaje y una escritura sencillos durante la trama pero mucho más elaborados en las introducciones de los capítulos, Manuel Ortuño consigue arrancarnos sonrisas con las disparatadas situaciones que nos describe. Aunque quizá en ocasiones todo esto se convierte en algo demasiado forzado, haciendo que a lo largo de la lectura, nos acostumbremos tanto a ese mundo de locura que poco a poco, el impacto inicial mengua.

Es una lectura divertida, nada pesada e ideal para hacer un paréntesis entre lectura y lectura aunque, una vez la mente se acostumbra a ese estilo de vida donde pagas con piezas de ajedrez, te multan con relojes y la prostitución y el asesinato son carreras universitarias, se siente que ya no habrá nuevas sorpresas, que ya todo es posible y previsible. ¡Error! El final deja un sabor agridulce, con una sonrisa ante lo absurdo pero a la vez lleno de lógica —y sentido —y al mismo tiempo una frustración indescriptible aunque con una voz en el interior susurrando: "tiene lógica".

Es un libro que puede no gustar a todo el público, pues hay que tener la mente mu abierta y no esperar unas situaciones verosímiles. No olvidemos que Lewis Carroll hizo algo similar con su Alicia en el País de las Maravillas, una obra no tan extensa como esta y dedicada a los más pequeños. Este podría ser el sueño de Adán Lescott, cómo una mala digestión le introdujo de lleno en un mundo donde nada tiene ni pies ni cabeza y todo cobra sentido ante la frase: "son las normas". Algo que nos hace pensar en la sociedad actual y cuántas veces agachamos la cabeza ante situaciones que nos incomodan por aceptar las normas sociales. Quizá no fuera la intención del autor pero veo en la obra una sátira al mundo actual, a cómo funciona la burocracia y cómo nos dejamos llevar por esas normas estipuladas que nadie nos preguntó si queríamos aceptar, simplemente aparecen y deben ser acatadas, por absurdas que en ocasiones nos puedan resultar.

Divertida, absurda y lógica. Con sentido. El sentido del círculo que solo se acaba cuando ambos puntos se encuentran, como la pescadilla que se muerde la cola.

Citas

 Hasta tal punto impera allí la oscuridad que da la impresión de que los rayos solares, como capaces de actuar por voluntad propia, rehuyan el contacto con cualquier pieza de fruta retrotrayéndose y plegándose sobre sí mismos como fantasmas dotados de marcha atrás.

 Al otro lado de su fachada de ladrillo rojo y malva (cuya simple vista a menudo provoca una poderosa sensación de migraña) se esconde un intrincado entramado de corredores y pasadizos que se cruzan y entremezclan con multitud de habitaciones hasta conformar un verdadero laberinto alimentado de su propia existencia, como el reflejo interminable de un de esos espejos que, colocados frente a otro espejo, se reproducen a sí mismos hasta estancarse en un cruce de insultos infinito.

 —En tal caso tendrá que rellenar un formulario. —¿Quién? ¿Yo? —No, hombre. Su primo. El muerto.

 —¡Pero esto es un ultraje, una burla, una broma de mal gusto! —exclamó, casi fuera de sí, mientras no dejaba de blandir el reloj por encima de su cabeza —. Es decir, que no solo marca el paso del tiempo, sino que encima lo hace al revés. No solo nos recuerda que avanzamos sin remisión, envejeciendo más y más a cada segundo que pasa, en dirección a una muerte segura, sino que además lo hace pleno de ironía, corriendo hacia atrás, recordándonos así los momentos pasados de nuestra vida, aquellos días que siempre hemos deseado revivir pero que nos limitamos a recordar mientras nos damos cuenta, con tristeza y desconsuelo, de que se han ido para siempre.

 El autobús es una gruta móvil acuchillada de luz en la que viajeros hacinados de todos los tipos se estrujan y apelmazan en su camino a ninguna parte.

 —¿Usted lo asesinó? —inquirió Verna —. ¿Y dice que lo hizo por su bien? —Exactamente, querida —repuso la mujer —. Lo mimo ocurrió con mis tres maridos anteriores. También los asesiné. Soy asesina profesional, título académico incluido, y quise darles lo mejor de mí y de mi profesión a cada uno de ellos. A pesar de lo cual todos ellos acabaron haciéndome un mal gesto al morir. No se imaginan ustedes de qué manera tan desconsiderada se portaron conmigo. Sobre todo después de los asesinatos tan profesionales y bien planeados que me preocupé por darles.

 En él se destilan y comparten a diario sentimientos tales como la desidia, la sinrazón, el amor, la estulticia, la comprensión y la ternura, todo ello aglutinado en un soberano cóctel y aderezado con una ingente cantidad de cuentas pendientes que impregnan las paredes y se amontonan por los rincones.

 —Tu padre y yo hicimos grandes esfuerzos para que tú pudieras continuar con tus estudios hasta obtener tu título de prostituta. Es una pena que, estando en posesión de un título universitario, no ejerzas tu profesión. Cada vez que pienso en los sacrificios que hemos tenido que hacer en esta casa para costear tus estudios... Y cada vez que recuerdo tu rosto lleno de ilusión el día de tu graduación... Y también cuando hiciste tus primeras prácticas... Tenía usted que haberla visto, Adán. Tenía usted que haberla visto...

 —Estaba harta de mirarse al espejo para arreglarse cada mañana. Harta de ver su rostro ojeroso y desarreglado. Harta de tener que maquillarse y disfrazarse para ver en ese espejo el rostro que realmente deseaba lucir. Así que un día, cansada de ver la realidad, le dio la vuelta al espejo y ordenó pintar en el azogue este retrato de toda la familia en el que cada uno de sus miembros aparece bien vestido y acicalado. De esa manera, ahora, cada vez que nos miramos al espejo no vemos ojeras, no no vemos la realidad sino lo que deseamos ver. Es una especie de ceguera que resulta de lo más cómoda. No envejecemos, no tenemos ojeras, no nos despeinamos. Siempre estamos igual. Además, miramos al retrato y salimos sin más. Es más cómodo y rápido y no tenemos ni que pensar qué nos vamos a poner. Y si alguna vez alguien nos dice que vamos sin arreglar o mal vestidos no tenemos más que venir a casa corriendo, colocarnos frente al espejo y comprobar que realmente tenemos el mismo aspecto fresco, saludable, elegante y aseado que de costumbre. Y lo sabemos porque lo dice el espejo. Y al espejo hay que creerle. Para eso es un espejo.

 El teléfono es un minúsculo universo trenzado de sonidos en el que las palabras se ahorcan constantemente. Vocablos, sílabas, diptongos e interjecciones se descuelgan por invisibles hilos de léxico como arañas preñadas de gravidez para ir a estrellarse contra la enramada fugaz de una frase. Los fonemas se aglomeran, se apelmazan, vibran brevemente y se suicidan arrojándose a un silencio oscuro y tenebroso cuya textura tiene el sabor de las almendras podridas. La vida resiste, atravesada de palabras, el tiempo que dura una conversación..Hasta que esta perece guillotinada cuando el interlocutor decide colgar el auricular.

 Al cabo de un rato se apearían, tal y como la rutina diaria había grabado a cincel en la piedra de sus vidas, en el mismo punto que acababa de abandonar apenas cinco minutos antes y recorrerían a pie el resto del camino hasta la comisaría, la cual quedaba a tan solo seis manzanas de allí.

 La Grande Boheme es, por excelencia, el templo perdido de las sinrazones, el mausoleo encantado de los disparates, la catedral ignota de las necedades, la cripta embrujada de los desvaríos. [...] Su interior es una caverna comparable tan solo al vientre rezumante y sulfuroso de un dragón, una cueva de las maravillas donde la vida ruge sentada sobre el regazo del desenfreno mientras el silencio y la oscuridad quedan relegadas al exterior, a esa otra clase de reinado que cada noche se adueña de las calles y que se conoce con el nombre de madrugada.

La plaza del ayuntamiento es una soberbia explanada maltratada por el sol y la lluvia, insultada por la vida y denigrada por el paso del tiempo. Su piso de losas de piedra aplastadas por los zapatazos inexorables de la rutina diaria se extiende hasta formar un cuadrilátero que parece engastado a golpes en medio del amasijo de edificios que conforman el centro de la ciudad. [...] Es el escenario diario de las excentricidades y las trifulcas de la ciudad, de las excelencias y las miserias de sus habitantes, de las maravillas y las necedades de la condición humana. Es la pasarela por la que lo sublime y lo siniestro se pavonean a diario. Es el marco en el que lo bello y lo cruento danzan abrazados sobre una piel curtida de adoquines.
Leer más

viernes, 1 de enero de 2016

¡Feliz 2016!


¡Feliz Año Nuevo, tinteros!

A esta misma hora, el año pasado Inkwand veía la luz de manera humilde y hoy roza los 400 seguidores por lo que os debo 400 millones de gracias a todos vosotros.

Quiero dejar aquí una lista de propósitos de Año Nuevo (sí, esas que luego no se cumplen):
  1. Escribir un capítulo a la semana de las novelas que tengo en mente.
  2. Actualizar el Blog dos veces por semana.
  3. Subir un vídeo cada quince días (diría una vez por semana, pero me conozco)
  4. Visitar y comentar más Blogs (os sigo, pero nunca saco tiempo).
  5. Leer 50 páginas al día.
  6. Leer libros en inglés
  7. Leer libros en euskera (me da pena ver que se me está olvidando...)
  8. Leer géneros que nunca haya leído (como terror)
  9. Sacar Infusiones Literarias adelante.
  10. Entrevistar a autores españoles.
  11. Leer más clásicos.
  12. Reducir la lista de lecturas pendientes.
  13. Participar en Lecturas Conjuntas.
  14. Recuperar iniciativas (A otro con ese cuento, El diario viajero...)
  15. Volver con los Domingos De Diez y los Tírame un Cuento.
  16. Conseguir sorprenderos cada día un poco más.
Y ahora, para celebrar el Aniversario del Blog, aquí van los ganadores del sorteo:

Primer premio: Yoli Mondéjar Sampedro
Segundo premio: Mary Fdez. Comesaña
Tercer premio: La Comentarista
Cuarto premio: IsaLot

¡¡¡FELICIDADES!!! Sois quienes más habéis compartido el sorteo y se nota en los resultados... Mandadme un mail con vuestros datos (nombre completo y dirección postal), por favor.

FELIZ AÑO A TODOS

Besos de tinta

Leer más