Inkwand: El permiso especial

Últimas reseñas

Cristal       Cristal       Cristal       Rojo y Oro       El hada mancillada       Almas de hierro       El periplo del ángel       El poder de la oscuridad       Canción de Navidad       Hugo Holmes       Cuentos de hadas y sapos       Una visita de San Nicolás      Los coleccionistas de vidrio

viernes, 1 de abril de 2016

El permiso especial


Tras hablar con Snape (¿por qué ahora me recordaba más que nunca a las serpientes?*) me fui corriendo en busca de la profesora McGonagall. Yo era de las pocas Slytherins a las que no miraba con reproche, de hecho, si no fuese porque siempre terminaba pifiándola en sus clases (soy pésima en Transformaciones) creo que sería una de sus alumnas predilectas. 

Llamé a la puerta de su despacho y, al recibir la invitación a entrar, pasé cerrando la puerta tras de mí. Era extraño que un Slytherin fuese al despacho de la Jefa de Casa de Gryffindor por voluntad propia, por eso se sorprendió al ver el verde del forro de mi capa del colegio. Al alzar la vista y verme, sonrió, el hecho de ser yo, cambiaba las cosas. 

—¿En qué puedo ayudarla, señorita Adams

No estaba muy segura de cómo abordar el tema. finalmente, recordé las ideas que tuve de camino a aquel despacho y conseguí argumentar: 

—Ya sabe de mi pasión por las Pociones, profesora McGonagall. El caso es que estoy investigando Pociones aplicadas a la Defensa Contra las Artes Oscuras y, me preguntaba si podría entrevistarme en privado con el profesor Erik. Él aseguró no tener inconveniente pero, creo que olvidó con las prisas decirme dónde quedaba su despacho... 

La profesora no tuvo inconveniente en decirme dónde quedaba. Sonrió ante mi mirada de sorpresa. Parecía ser que su despacho estaba en algún lugar de las mazmorras, entrando por una puerta de acceso a éstas que había al final del laberinto de los jardines del colegio. 

Encontré la puerta de entrada a las mazmorras y seguí los laberínticos pasadizos en la dirección que la profesora me había indicado. Por fin, me encontré ante la puerta. Tomé aire y traté de calmar el rápido latir de mi corazón. ¿Por qué estaba así? 

Entré cuando su voz me dio permiso y sonreí cuando él me dio la bienvenida a su morada, como él la llamó. Me quedé fascinada ante lo que vi. Los techos estaban decorados con bellos frescos renacentistas y en las paredes había ventanas mostrando bellos paisajes, pintadas con tal realismo que casi podía escuchar el canto de los pájaros allí plasmados. Cuando salí de mi ensimismamiento, observé al profesor, que no dejaba de mirarme. 

—Disculpe las molestias... Quería decirle que es muy probable que no volvamos a coincidir en el Bosque Prohibido. Anoche alguien debió vernos... alguien que me ha asegurado que si vuelvo a salir de noche allí, me sancionará quitando puntos a mi Casa, a pesar de que también es la suya... 

—Me temo que le interesas demasiado a ese alguien pequeña. 

Reí divertida ante aquella ocurrencia del profesor. 

—Será usted un dios del violín pero, en deducciones es pésimo, profesor, créame. 

Él se fue hacia su escritorio y sacó un pedazo de pergamino. Tomó su pluma y comenzó a escribir un permiso en el que decía que me acompañaba por las noches en búsqueda de hierbas misteriosas para mis experimentos de Pociones

—Con tu pasión por las Pociones, nadie discutirá la veracidad de estas palabras. Y si hablan conmigo, les terminaré de convencer.

Me entregó el pergamino a la par que su mano enguantada rozaba mis dedos y me estremecí de placer entrecerrando los ojos y sin poder evitar que a mis labios aflorase una sonrisa de satisfacción. 

—Muchísimas gracias, profesor. 

—De nada y hasta esta noche. Y... Lilian, —dijo cuando me dirigía hacia la puerta, tomando mi mano —. Llámame Erik —besó mi mano sin dejar de mirarme a los ojos —. Creo que siendo cómplices en esto, es lo normal.

Acepté con un movimiento afirmativo de mi cabeza. 

—Como desees... Erik —y su nombre se derretía en mi boca como si degustase el más dulce de los manjares. 

*Nota: Snape suena parecido a snake (serpiente en inglés) y esta historia se da en territorio angloparlante.

4 comentarios :

  1. meva gustando mucho. Tengo ganas de ver como sigue la relación entre ella y el profesor erik jaja. Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con el diario de Lily tus dudas están quedando resueltas.

      Besos de tinta

      Eliminar
  2. El fantasma de la opera es profe de Hogwarts? Mmm vale, este me ha hecho sentir incomoda, es el tipo de cosa que suelo criticar mucho. El profesor está filtreando? ¿Me equivoco?... No me mola... nada nada nada. Estas jugando al despiste?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja. Recuerda que es un fic a raíz de un foro de rol donde casi siempre todo vale. Y no te diré si flirtea... Eso ya lo irás viendo pero no siempre todo es lo que parece. ;)

      Besos de tinta

      Eliminar

Gracias por pasar a leerme. Todo comentario referente a la entrada es bienvenido. Por favor, evita la publicidad y las faltas de respeto.

TODOS LOS COMENTARIOS SON MODERADOS, por lo que aquellos no relacionados con la entrada comentada, serán eliminados.