Inkwand: Mi amistad con Remus

Últimas reseñas

Cristal       Cristal       Cristal       Rojo y Oro       El hada mancillada       Almas de hierro       El periplo del ángel       El poder de la oscuridad       Canción de Navidad       Hugo Holmes       Cuentos de hadas y sapos       Una visita de San Nicolás      Los coleccionistas de vidrio

viernes, 15 de abril de 2016

Mi amistad con Remus


Querido Remus:

En un día como hoy no podía olvidar enviarte este pequeño presente. No es más que una caja de chocolates pero sé que te encantan y que la vas a disfrutar mucho.

Espero que esta vieja lechuza que estaba disponible en la Lechucería sepa llegar hasta ti y no comerse el contenido de la caja por el camino.

Me acaba de lanzar una mirada asesina el pajarraco este, ¿tú te crees? ¡Intimidada por un pollo! Esto me recuerda a cuando, estando comprando los libros del colegio en el Callejón Diagon, escuché cómo Bellatrix Black te insultaba y te humillaba, y la llamé histérica en voz baja y me escuchó. Siempre la hemos llamado así desde entonces. Espero que no lo sepa o me hará picadillo...

Hemos pasado muy buenos momentos juntos. Como eres mayor que yo, estás muy ocupado con tus estudios y con tus amigos (de los que hoy no diré nada por ser la fecha que es). Debido a todo esto, cada vez nos vemos menos y, cuando acabes en Hogwarts... espero que sigamos en contacto como quiera que sea, no quiero perder a alguien como tú que me comprende y acepta tal como soy.

Eres un verdadero amigo y, aunque te ruborices, te lo digo:

TE QUIERO, REMUS LUPIN

Eres el mejor regalo que se puede recibir.

Te recomiendo que hoy te escondas porque como te encuentre, pienso abrazarte fuerte como si fueses un osito de lepuche.

•°o.O ★ Lily Adams ★ O.o°•



Encontré entre mis baúles del colegio una pluma que me regalaste y un pedazo de pergamino amarillento con algo escrito de tu puño y letra: "no malgastes así las perlas". Era la frase que me decías cuando me veías llorar por él... siempre fuiste atento conmigo, siempre un confidente... un amigo. Puedo decir y no me equivoco que no llegué a amarte pero sí te quise y te quiero mucho, mi adorado Remus

Cuando llegué a Hogwarts persiguiendo a Lestat di Lioncourt, jamás pensé que daría con el mayor tesoro del mundo: tu amistad. 

Los años de colegio han acabado, ya no tenemos aventuras juntos, ya no nos escondemos de las miradas burlonas de tus amigos ni de la inquisitiva de Severus. Simplemente... ya no nos vemos. ¿Por qué, Remus

Juramos ser siempre buenos amigos, pasara lo que pasara pero... nos hemos distanciado. Tú fuiste a la universidad, yo soy madre... Tú te te centraste en tu trabajo... yo me mudé a Irlanda con mi familia recién formada. Tomamos caminos tan dispares que algo me dice que será imposible volver a ser lo que un día fuimos... Ya no nos pasamos horas ante una taza de té, hasta casi amanecer, ya no nos vemos las caras como acostumbrábamos... 

Se me está olvidando el tono aterciopelado de tu voz, tu sonrisa, tu figura. Dime, Remus, ¿aún te acuerdas de aquellos años? 

Te echo de menos... deseo recuperar lo que un día tuvimos... 

Te quiero.

Tu pequeña Lily Adams



¿Qué pasa cuando tienes un amigo que cada Luna llena se convierte en el más preciado osito de lepuche? Aunque sea uno de los peores enemigos del amor IMPOSIBLE de tu vida, él consigue llegar hasta ti y termina importándote más que ese idiota que sólo ve en ti el reflejo de lo que jamás consiguió porque lo dejó escapar como arena entre los dedos. Eso era yo, un espejismo de lo que pudo haber tenido. Eso veía él al mirarme los ojos. Creo que yo soy de las pocas que prefería que el chico que me gusta me mire el pecho antes que a los ojos, para saber que me está viendo a mí y no... a ella... 

Sentimientos del pasado que vuelven a mí como si los estuviera vislumbrado desde un pensadero mientras reviso las viejas fotografías escolares donde me encuentro con mi amigo Remus Lupin, abrazándole como tantas veces hice, como tanto desearía hacer ahora. 

Una furtiva lágrima cae sobre el rostro móvil de mi amigo y la seco con rapidez, antes de que la humedad estropee la magia de esa imagen. Mientras observo sus ojos color miel y su tímida sonrisa, una lechuza parda atraviesa la ventana del salón y se posa sobre la mesa. Tomo el pergamino y de la cocina regreso con una galleta como agradecimiento por el servicio. Rápidamente desdoblo el pergamino y reconozco de inmediato la letra, es SU letra. 

"Mi querida Lily

El tiempo y la distancia no cambian nada nuestro sentir. Si te sientes lejos de mí, solo piensa que estoy a tu lado y de inmediato mi imagen regresará a ti, junto con todo mi cariño. Las personas que amamos jamás nos dejan, a menos que nosotros así lo queramos y las soltemos al aire. 

Es cierto, nuestros caminos se sienten distanciados, pero aún a lo lejos, sabemos que contamos uno con el otro. El destino hizo que tu y yo fuéramos más que amigos, hermanos. 

Aunque mi rostro pueda verse diferente, con alguna nueva cicatriz, sé que el día que estemos de frente verás de nuevo a ese pequeño Gryffindor que conociste años atrás. Y el bello rostro de la chica de cabello rojo, ahora con la luz de la maternidad en sus ojos, será el mismo para mi, aún a la luna llena. 

Te envío mi cariño junto con un pequeño pendiente en forma de lobo. 

RL

No puedo evitar llorar... de alegría. Aún me recuerda... aún me quiere... aún soy su pequeña. Cicatrices... yo también estoy llena de cicatrices... en mi alma... 

Quiero volver a los años de colegio donde todo parecía tan sencillo y él estaba siempre a mi lado...

1 comentario :

  1. Qué entrada tan maravillosa, me ha gustado leerla. Un saludo :)

    ResponderEliminar

Gracias por pasar a leerme. Todo comentario referente a la entrada es bienvenido. Por favor, evita la publicidad y las faltas de respeto.

TODOS LOS COMENTARIOS SON MODERADOS, por lo que aquellos no relacionados con la entrada comentada, serán eliminados.