Inkwand: Primer Día en Camp NanoWriMo

Últimas reseñas

Cristal       Cristal       Cristal       Rojo y Oro       El hada mancillada       Almas de hierro       El periplo del ángel       El poder de la oscuridad       Canción de Navidad       Hugo Holmes       Cuentos de hadas y sapos       Una visita de San Nicolás      Los coleccionistas de vidrio

sábado, 2 de abril de 2016

Primer Día en Camp NanoWriMo

Me he apuntado al Camp NaNoWriMo y me he puesto un límite mensual de 25.000 palabras. Hoy he escrito 850 y como tengo mono del rol que os estoy publicando los viernes, voy a contaros qué pasó con Severus y Lily cuando crecieron...

Lily Ghost (de soltera Adams) fue alumna de Hogwarts en su juventud, Slytherin para más señas y buena amiga de Severus Snape, un año mayor que ella. Su parecido físico con la chica que le gusta a Severus y el llamarse como ella siempre le hicieron creer que era simplemente un premio de consolación para él.

Los años pasaron y ambos amigos se distanciaron. Lily se casó y se mudó a París con su esposo, Lord Erik Ghost quien fuera en otros tiempos su profesor de Defensa Contra las Artes Oscuras.

Dumbledore acaba de ser asesinado a manos de Snape y Lily y su familia tienen decidido regresar a Inglaterra a luchar contra Voldemort. ¿Qué sucederá cuando estos personajes se reencuentren?



París, 13 de agosto de 1997 

El pergamino entre mis manos sigue pareciéndome aún un sueño lejano, a pesar de releerlo varias veces al día desde que me llegara hace casi un año. Era una carta de Albus Dumbledore ofreciéndome el puesto de enfermera en Hogwarts para el curso siguiente. Recuerdo la charla que mantuve con él mediante la Red Flu, convencida de que había algún error. Él conocía mi situación actual: jefa de enfermera en el Hospital Mágico Saint Claire, era el padrino de mi hijo y conocía mis deseos para él y su educación y estos nada tenían que ver con regresar a Hogwarts. Tras casi veinte años sin pisar aquel castillo, estaba ya prácticamente borrado de mi memoria, exceptuando algunos recuerdos que se negaban a abandonarme. Recuerdos tan dulces como dolorosos. Erik no veía mal acudir a la llamada de Dumbedore ahora que la situación en Londres estaba tan delicada con el nuevo alzamiento de Voldemort pues como miembros honoríficos de la Orden del Fénix que éramos, era nuestra obligación moral ayudarles en la batalla y, desde Francia, francamente, poco podríamos hacer. Por eso acepté y quizá por eso mismo, una semana después, llegaron dos copias de contratos: uno para mí como enfermera y otro para Erik como profesor de Defensa Contra las Artes Oscuras. Parecía que el rumor de que ese puesto estaba maldito era cierto… 

Nuestros contratos estaban cerrados, empezaríamos a trabajar el uno de septiembre en nuestros respectivos puestos y nuestro pequeño comenzaría su primer año escolar en Hogwarts, estaríamos los tres juntos y eso era bueno pues odiaba separarme de mi familia. Pero tras la muerte de Dumbledore en junio nos dejó con la incertidumbre. Decían que Severus lo había asesinado pero eso no podía ser, aunque Erik me lanzase esas miradas llenas de reproches cada vez que trataba de defenderlo y buscar una explicación lógica. El Severus que yo conocí jamás haría algo semejante… Sí, conocía su pasado, todos lo conocíamos. Pero la muerte de su adorada Lily lo cambió todo, como si quisiera continuar la guerra que ella perdió y ganarla en su honor. Severus, nunca podrás arrancártela del corazón, ¿verdad? ¿Qué sería de ti ahora, señalado y nombrado asesino por todos? Suspiro con tristeza. Si al menos respondieras mis cartas… ¿Dónde estás ahora? 

Una lechuza entra limpiamente por la ventana y deja un pergamino sobre la mesa, frente a mí. Lleva el sello de Hogwarts por lo que lo abro apresuradamente, está firmado por Amycus Carrow y confirma que mi puesto sigue esperándome si así lo deseo pero que el puesto de Defensa Contra las Artes Oscuras es suyo por orden expresa del nuevo director. Subo las escaleras corriendo, pergamino en mano y entro sin llamar al despacho de mi esposo. Recupero el aire perdido en mi carrera apoyándome en su mesa de caoba y él coloca suavemente su mano sobre la mía. Sus ojos me observan preocupados enmarcados por su siempre presente máscara y su voz me llega amortiguada tras esta. Le entrego la carta y le señalo horrorizada la firma. 

—Ahora la Orden nos necesita más que nunca. Seguimos adelante con el plan, Lilian. 

Acaricia mi rostro con su mano enguantada y no puedo evitar sonreírle. Su tacto, su mirada profunda consiguen apaciguar cualquier temor que tenga. Siempre ha sido ese su poder sobre mí. Ha sido un bálsamo para mi espíritu… y para mi corazón. 

Damos orden al servicio para que empaqueten nuestras cosas de inmediato y hablamos con nuestro hijo para que junto a Nacy, nuestra doncella contratada únicamente para ayudarle a él, elija qué quiere llevarse con él. Está ilusionado con viajar, por suerte desconoce todo lo que está sucediendo en Inglaterra. Tengo miedo, no sé si quiero que mi hijo estudie en un lugar donde Amycus Carrow va a ser profesor de una asignatura tan importante como Defensa Contra las Artes Oscuras pero Erik, de nuevo con sus palabras, me hace ver que todo saldrá bien si permanecemos unidos. 

En una semana partiremos hacia Londres y de allí tomaremos un tren que nos lleve a Hogsmeade para instalarnos en el castillo antes del uno de septiembre. Mi corazón late desbocado. ¿Se librará pronto la batalla decisiva? Y, lo que más temo… ¿me obligará mi deber como miembro de la Orden del Fénix a levantar mi varita contra Severus? Rezo cada minuto para que no sea así… no podré… Severus, por favor… no me obligues a luchar contra ti. Mi corazón no podrá resistir otro golpe. No quiero que el día que nuestros ojos se vuelvan a encontrar sea en el campo de batalla, estando en bandos enfrentados. 

Con este pensamiento, me siento ante una taza de té y mi diario para tratar de calmarme antes de ir a dormir. Erik está ya esperándome, como cada noche. Dice que mi costumbre de seguir escribiendo diarios como cuando era su alumna le parece algo enternecedor y a mí lo que me enternece es que él comprenda tan bien cómo me siento, sin reproches. La vida con él es perfecta, fácil. No quererle es imposible. 

Lily Ghost

1 comentario :

Gracias por pasar a leerme. Todo comentario referente a la entrada es bienvenido. Por favor, evita la publicidad y las faltas de respeto.

TODOS LOS COMENTARIOS SON MODERADOS, por lo que aquellos no relacionados con la entrada comentada, serán eliminados.