Inkwand: enero 2017

Últimas reseñas

Ahora me llamo Luisa       Las aventuras del joven Saturnino Calleja       La reina de las nieves       Recuérdame       Los límites de su consentimiento       Norte. Los Cuatro Puntos Cardinales       El bosque prohibido       Diario de un vampiro adolescente       ¡Así funciona el mundo!       #Dead7       Cristal       Cristal       Cristal

jueves, 19 de enero de 2017

Molestaba demasiado...

¡Buenos días, tinteros!

Como muchos ya sabréis, ayer unos compañeros de clase decidieron dar una paliza a mi hijo. Antes de dormir, he escrito esto:


Un hombre miraba desde los barrotes de su celda al infinito. Nadie sabía lo que había tenido que soportar, un calvario que había terminado con él como culpable. Todo por un accidente. Su mujer era su vida entera pero a veces era muy pesada y terminaba cansado de ella, aguantaba y aguantaba pero tenía un límite y en ocasiones, cuando estaba de mal humor y ella le molestaba demasiado, la callaba con un golpe. Siempre había funcionado. Pero la muy tonta tuvo que caer por las escaleras y romperse el cuello. No la había matado, solo quería que se callara un rato y ella perdió pie al esquivar sus golpes al borde de las escaleras. .

No era demasiado diferente de cuando su hijo de dos meses lloraba de madrugada y no le dejaba dormir cuando debía levantarse temprano a trabajar. Era molesto su llanto a la una de la mañanamolestaba demasiado y llegó a callarle con un cojín en la cara hasta que comenzaba a cambiar de color. Entonces ella venía y le gritaba, empezaba con su retahíla de estupideces y volvía a molestar demasiado  Un golpe en la cabeza contra la pared y ya había descanso el resto de la noche

Si es que la mejor manera para que te dejen de molestar demasiado es una buena ostia. Los mendigos de la calle siempre siguiéndole y murmurándole sus penas siempre molestaban demasiado. Hasta que los callaba con un puñetazo en la boca. 

Era una lección que aprendió en secundaria. Un compañero suyo era diferente al resto: inquieto, hablador, muy pesado y que no respetaba las normas de convivencia la mayoría de las veces. Unos decían que si era que tenía TDAH, otros que era trastorno disocial, Asperger... pero solo era un incordio, una molestia. Es que era imposible tener clase normal con él en el aula y era facilísimo burlarse de él porque era tan inocente que todo se lo creía. Así que un día, convenció a varios amigos para acorralarlo y tirarlo al suelo y darle una paliza entre varios. Porque, entendámoslo, el puto niño molestaba demasiado....

Se empieza pegando a un compañero de clase por no comprender su comportamiento y esa actitud, esa violencia, termina extendiéndose a todo tu entorno. El día que levantas tu mano contra alguien, das un paso hacia tu destino como maltratador en potencia. Hoy es tu compañero de clase, mañana puedes estar tras esos barrotes por haber matado por accidente a tu pareja al querer callarla a golpes porque, al igual que tú compañero de clase, molestaba demasiado

Leer más

lunes, 16 de enero de 2017

Mi relación con Louisa May Alcott (Adopta una autora #1)


Recuerdo aprender a leer desde muy pequeña en la tienda de alimentación que tenía mi madre. Eran demasiadas horas muertas allí encerrada en el establecimiento, con mi pequeño espacio en la trastienda y ella decidió que enseñarme a leer podría ayudarme a pasar el tiempo sin aburrirme demasiado. No se equivocó. Desde aprender a juntar consonantes con vocales para formar sílabas, unir sílabas que crearían palabras que leyéndolas en conjunto tendrían un sentido descubrí la magia encerrada en los libros. Quizá por eso un libro era el mejor regalo que podía recibir siempre. Pero como toda niña, también veía la televisión, sobre todo en vacaciones ya que en la tienda no teníamos y unas navidades en Televisión Española pusieron la película de Mujercitas, basada en la novela de Louisa May Alcott. Era la versión de 1949 con una jovencísima Elizabeth Taylor en el papel de Amy March y Janet Leigh interpretando a Meg


No sentirme identificada con Josephine March era imposible: amante de la lectura y soñando con ser escritora. Tal fue mi pasión por la historia de las hermanas March que a mi primera Nancy la llamé Beth, el nombre de la segunda de las hermanas, la tímida y bondadosa Beth. La siguiente vez que echarlo la película, me la grabaron en un VHS que siempre ponía cuando caía enferma. Pronto me aprendí los diálogos y los gestos de todos y cada uno de los actores y entonces, un año por mi cumpleaños, mis padres me regalaron una edición de Aquellas Mujercitas de la editorial Susaeta, con ilustraciones a color. No sé a de veces que pude leer aquel libro, aunque sí recuerdo que me decepcionó ver que no se parecía a la película en algunos detalles para mí importantes. Con el tiempo descubrí que esta era una adaptación infantil-juvenil y busqué otras ediciones para conocer más sobre estas hermanas que tanto me gustaban.

 

Un día en la biblioteca del colegio donde estudiaba encontré otras ediciones de Susaeta algo más juveniles aunque no mucho más que la que yo tenía en casa. Obviamente, leí ambos libros, todo sobre Mujercitas era poco para mí. Empecé a coleccionar ediciones diferentes de la novela, cualquier mínimo cambio en el diseño o en la traducción me servía como excusa para llevarme a casa un nuevo ejemplar de la obra. Nunca pensé que pudiera existir nada más de esta autora... era una novela de 1868 cuya autora llevaba muerta... ¡más de cien años! Mi mente no concebía la posibilidad de que esa mujer hubiera publicado algo más, y no encontrar nada en las bibliotecas me hizo pensar durante muchísimo tiempo que no existían mas obras de ella.


Allá por los 90, cuando yo tendría mis diez años, emitieron en Antena3 una serie de anime japonés basado en la novela de Louisa May Alcott. ¡Adivinad quién la veía siempre que la emitían! Eran 48 capítulos, era casi imposible grabarla en VHS como tenía la película así que, siempre que la reponían, volvía a verla y a disfrutarla y estas navidades, mi pareja me la ha regalado en DVD. Posterior a la serie de Mujercitas, salió Mujercitas 2. Los chicos de Jo. Esa serie no la he visto aún pero ya la he conseguido y, a lo largo de este año os iré informando sobre ella.


También en 1994 Susan Sarandon, Winona Ryder, Kirsten Dunst y Claire Danes aparecieron en la gran pantalla con otra adaptación de la obra de Mujercitas con la cual Winona fue nominada al Oscar a la mejor actriz. Fue otra versión que, por supuesto vi muchas veces pero, ninguna, ni siquiera la de 1933 en blanco y negro, superarían a la que me mostró la obra por primera vez, la de 1949.

A finales de 2012 cuando conocí un grupo de bloggers literarios que decidí indagar un poco más sobre esta autora e Internet me ofrecía más posibilidades que los sistemas de búsqueda tradicionales de mi niñez. Así, supe que había mucho más mundo a parte del de aquella entrañable familia de Concord (Massachusetts). Los títulos que pude conseguir en español fueron:
  • La herencia (1849)
  • Un cuento de enfermera (1863)
  • Detrás de la máscara (1866)
  • Mujercitas (1868)
  • Aquellas mujercitas (1869)
  • Corazón de oro (1871)
  • Hombrecitos (1871)
  • Trabajo. Un relato de vivencias (1873)
  • Los primitos (1875)
  • Juventud (1876)
  • Un mefistófeles moderno (1877)
  • Bajo las lilas (1878)
  • Jack y Jill (1880)
  • Cuentos de la tía Jo (1882)
  • Los muchachos de Jo (1886)
  • Una guirnalda de flores (1888)
  • Un susurro en la oscuridad (1889)
  • La biblioteca de Lulu (1889)
  • Detrás de la máscara
  • El fantasma de las niñas
  • Cuentos de mi niñez
 No sé si con todo esto que os cuento despierto vuestra curiosidad hacia esta autora u os adormezco de aburrimiento con mi obsesión por ella y su obra más célebre pero, os invito a darle una oportunidad a ella y al resto de sus obras. Será un año intenso donde Louisa May Alcott tendrá mucho que enseñarnos y donde podréis conocer todos los secretos de sus Mujercitas.


Esta entrada forma parte del proyecto 


Leer más

martes, 3 de enero de 2017

Reseña: Canción de Navidad

Ficha Técnica


Autor: Charles Dickens
Género: Clásicos
Primera Edición: 1843
Editorial: Vicens Vivens
ISBN: 9788431628109
Páginas: 160
Valoración: Cautivador

Argumento

Ebenezer Scrooge es un hombre de negocios de lo más tacaño que detesta la Navidad hasta el punto de considerar que solo es un derroche innecesario de excesiva amabilidad y dinero. La noche del veinticuatro de diciembre, recibirá la visita del espectro de su difunto socio y este le anunciará que tres espectros más le visitarán para enseñarle su camino. Estos serán los espíritus de las Navidades presentes, pasadas y futuras. Scrooge recorrerá todas ellas aprendiendo mucho viéndose a sí mismo desde fuera...

Reseña

Esta edición es algo peculiar puesto que no consta solo del relato en sí sino que antes de este hay una pequeña biografía introductoria de treinta y ocho páginas, a través de las cuales conoceremos el entorno familiar, la laboral y social del autor y cómo terminó haciéndose conocido por sus cuentos navideños para los londinenses. Tras las ciento veinte páginas de la historia, ilustrada en blanco y negro por Michael Foreman, aparecen veintinueve páginas de propuestas de trabajo para tratar el tema de la obra, el trasfondo histórico-social que envuelve a la novela, los personajes, el estilo del autor y la estructura de la obra. Algo muy útil si se desea trabajar esta lectura en el aula.

Adentrándonos en la obra, nos encontramos con un texto narrado en tercera persona que nos arrastra junto a Scrooge a conocer sus experiencias vividas en la noche previa al día de Navidad como si fuéramos un espectro más. Somos testigos de las mismas escenas que el protagonista, sin conocer nada que él no conozca antes, caminamos a su lado, viendo las mismas caras y escuchando las mismas voces, sin saber qué hay delante, si él no lo ve primero. El título invita a leer la obra en estas fechas tan señaladas y  la escena de Londres nevada con Scrooge sobrevolándola junto a uno de los espectros mientras cae la nieve es una pequeña muestra de lo que nos espera a lo largo de los cinco capítulos que componen la obra. En cada uno de los cuatro primeros capítulos un espectro visita a Scrooge dejando una lección aprendida en él y la evolución final del personaje se apreciará en el último capítulo de manera notable.

A pesar de la sencillez de la historia, el estilo de Dickens es cuidado y hermoso, utilizando comparaciones extraordinarias y haciendo uso de recursos de otras obras literarias para explicar mejor algunas escenas, haciendo de la metaliteratura un arte. Dickens nos habla de espiritualidad, generosidad, de la sensación que producen las buenas acciones llevadas a cabo de manera desinteresada y de cómo cada paso que damos en nuestra vida marcará nuestro futuro viaje. Si omitimos las visitas de los espectros y lo interpretamos como un sueño del protagonista, la historia se convierte en algo que bien podría sucederle a más de uno al hacer examen de conciencia. Una hermosa manera de acabar el año y disfrutar de las fiestas tratando de enmendar los antiguos errores cometidos. Un cuento para muchos, una lección moral para todos. Una gran obra literaria para aquellos que saben apreciar el estilo clásico del autor.

Citas

☙ El viejo Marley estaba tan muerto como el clavo de una puerta.

¡Ojo! No pretendo decir que sé, personalmente, qué tiene de muerto el clavo de una puerta. Yo me habría inclinad a considerar el clavo de un ataúd como el articulo más muerto de todo el comercio de ferretería. Pero la sabiduría de nuestros mayores se vale de ese símil, y no la van a turbar mis manos pecadoras; si lo hiciera, apañado estaría el país.  ❧

☙ Era duro y afilado como un pedernal, del que ningún eslabón había logrado sacar jamás una chispa de generosidad; y cauto, cerrado y solitario como una ostra. Su frialdad interior acartonaba su viejo semblante, congelaba su nariz puntiaguda, secaba sus mejillas, envaraba su paso, enrojecía sus ojos, amorataba sus labios delgados y volvía aceradada su voz chirriante. ❧

☙ Al ver cómo descendía la neblina mugrienta oscureciéndolo todo, uno podía pensar que la Naturaleza vivía cerca y se estaba preparando infusiones a gran escala. ❧

☙ [...] cuando llegan las navidades (aparte de la veneración que debemos a su origen y nombre sagrados, si es que se puede dejar aparte algo que le es tan propio), siempre me parecen una época buena: una época amable, indulgente, caritativa, agradable; la única que conozco, en el largo calendario del año, en la que hombres y mujeres parecen estar de acuerdo en abrir de par en par sus corazones, y en considerar a sus inferiores como compañeros de viaje a la tumba, y no como una especie distinta de seres camino de otros destinos. ❧

☙ La niebla y la escarcha envolvían de tal modo la negra entrada de la casa, que parecía como si el genio del tiempo estuviese sentado en el umbral, dormido en fúnebre meditación. ❧

☙ Es preciso que el espíritu que cada hombre lleva dentro ande entre sus semejantes y viaje a lo largo y ancho de este mundo; y si ese espíritu no lo hace en vida, tendrá que hacerlo después de la muerte. Está condenado a vagar por el mundo [...] y a presenciar aquello que no puede compartir pero que, de haberlo compartido cuando vivía, le habría hecho alcanzar la felicidad. ❧

☙ Está en sus manos hacernos dichosos o desdichados; hacer que nuestro trabajo sea ligero o pesado, un placer o una carga. Digamos que su fuerza consiste en palabras y miradas, en cosas tan leves e insignificantes que no se pueden sumar ni contar; ¿y qué? La dicha que proporciona es  tan grande como si costase una fortuna. ❧

☙ Lo que prometía ser felicidad cuando nuestros corazones eran uno solo, se ha cargado de desdicha ahora que han vuelto a ser dos. ❧

☙ El bullicio en la habitación era realmente tumultuoso, porque había allí más niños de los que Scrooge, con su agitad estado de ánimo, podía contar; y, a diferencia del célebre rebaño del poema, no eran cuarenta niños comportándose como uno solo, sino que cada uno se comportaba como cuarenta. ❧

☙ El cielo estaba encapotado y las calles más pequeñas se hallaban anegadas de sucia niebla, húmeda y glacial, cuyas partículas más pesadas descendían en forma de una lluvia de átomos de hollín, como si, de común acuerdo, se hubiesen prendido fuego todas las chimeneas de Gran Bretaña y arrojasen llamas para solaz de sus corazones. ❧

☙ —¿Tiene algún sabor especial eso que asperjas con tu antorcha? —dio Scrooge.
—Sí. El  mío.
—¿Va bien con todas las comidas de este día? —preguntó Scrooge.
—A todas las que se ofrecen con amabilidad. A la de los pobres sobre todo.
—¿Por qué a la de los pobres sobre todo? —inquirió de nuevo Scrooge.
—Porque es la que más lo necesita. ❧

☙ [...] sobre ella, bajo una sábana andrajosa, yacía algo oculto que, aunque mudo, anunciaba su naturaleza con horrible lenguaje. ❧

☙ ¡Oh fría, fría, rígida, horrible Muerte: levanta aquí tu altar, y vístelo de cuantos terrores tengas en tu poder, porque estos son tus dominios! Pero de las amadas, veneradas y honradas cabezas no puedes inclinar un solo cabello a favor de tus designios terribles, ni volver odioso un solo de sus rasgos. No es que la mano esté inerte y caiga cuando la soltemos, ni que el corazón y el pulso estén inmóviles, sino que la mano estuvo abierta, y fue leal y generosa, el corazón fue cálido y tierno y valeroso, y su pulso fue de hombre. ¡Hiere, Sombra, hiere! ¡Y mira cómo brotan de la herida sus buenas acciones para sembrar el mundo de vida inmortal! ❧

☙ En realidad, para un hombre que había estado tantos años sin practicar, fue una risa espléndida, una risa de lo más gloriosa. ¡Progenitora de una larguísima serie de brillantes carcajadas! ❧
Leer más