Inkwand: marzo 2017

Últimas reseñas

Rojo y Oro       El hada mancillada       Almas de hierro       El periplo del ángel       El poder de la oscuridad       Canción de Navidad       Hugo Holmes       Cuentos de hadas y sapos       Una visita de San Nicolás      Los coleccionistas de vidrio       Taro Urashima       Eraide 2. La guerra sin nombre       Eraide 1. La canción de la princesa oscura

viernes, 24 de marzo de 2017

Reseña: Cristal

Ficha Técnica


Autora: Eva Aguilar
Género: Ficción, erótica
Primera Edición: Febrero 2017
Editorial: Sargantana
ISBN: 9788416900138
Páginas: 731
Precio: 21,90€
Valoración: Prometedor

Argumento

Poco tiempo ha pasado desde los acontecimientos narrados en Índigo (reseña aquí) que revelaron a Christine una información que la ponía en grave peligro. Ahora debía confiar en la protección que le ofrecían aquellos a quienes siempre odió: los vampiros y superar una dura pérdida que cambiará y fortalecerá su carácter. Para agregarle más quebraderos de cabeza, su relación con Orión, quien matara a su familia y la secuestrara cuando solo tenía cuatro años cada vez se vuelve más compleja. Y, por último, algo poderoso está creciendo dentro de ella y la duda es, ¿podrá controlarlo o la consumirá hasta la muerte? De este poder deberá valerse para luchar contra el otro Índigo pero, ¿cómo defenderse de alguien a quien no deseas lastimar?

Reseña

Eva Aguilar vuelve a sumergirnos de lleno en una Barcelona contemporánea donde los vampiros caminan a sus anchas, ocultando la mayoría de ellos las huellas de sus crímenes. De nuevo, como ya hiciera en Índigo, nos narra en primera persona y desde la perspectiva de Christine todos los acontecimientos por lo que no tenemos toda la información, solo la que se le va revelando a la protagonista a lo largo de los trece capítulos que componen la obra junto con una introducción y un epílogo —estos últimos narrados por otros personajes importantes de la historia. La autora se recrea en los sentimientos y en las cavilaciones de Christine de una manera tan profunda que uno siente que viola su intimidad, como si estuviera leyendo su propio diario sin su consentimiento. En ocasiones, Christine nos llevará a diferentes épocas y ciudades en su afán por descubrir más sobre los Índigo anteriores a ella y, para diferenciar estos relatos del pasado, el texto aparecerá en cursiva, ayudando a identificar los siglos que separan una narración de la otra.

Pero no solo aquí Eva no escatima en detalles a la hora de ofrecernos descripciones minuciosas, nos lleva por las calles de Barcelona, a las que ya nos tiene acostumbrados y nos traslada de manera magistral a ciudades tan embemáticas como Viena y Florencia. Es en estos capítulos donde demuestra mejor sus conocimientos sobre arte,música, baile, arquitectura y arquitectura además de estar informada sobre puntos geográficos concretos de cada lugar descrito en sus escenas. Quizá estas elaboradas y extensas descripciones puedan cansar a algún lector y hacerle querer abandonar la lectura sin llevarla a término pero, sin ellas, esta saga no tendría el mismo encanto, no parecería tan real. No se conformará con ser explícita con los lugares y sus entornos, en esta entrega de la saga se atreverá con las escenas de sexo, escritas con tacto y delicadeza incluso en aquellas en las que los actos llevados a cabo carezcan de esas características. Evita las vulgaridades y ahonda en las sensaciones del cuerpo femenino al tener diferentes tipos de relaciones sexuales. Cada una de estas escenas tiene su motivo de aparición y, aunque comprensibles dentro de la narración, pueden en ocasiones llegar a ser excesivas, pero eso queda a gusto del lector, como sucede con las descripciones anteriores.

Si la portada de Índigo era llamativa, la de Cristal no se queda corta. De nuevo se nos muestra una silueta, —en esta ocasión, masculina—, sobre un fondo blanco y con un efecto de humo blanco y azulado en su interior. El título y lo que la portada evoca tiene gran relación con los acontecimientos que se desarrollan en la novela y de los que no hablaré aquí para evitar destripar nada.

El estilo elaborado y las descripciones minuciosas de la autora son su marca personal, inconfundible para quienes ya la conocimos en la primera entrega de esta saga que culminará con Diamante. Apasionados del mundo de los vampiros que busquen algo nuevo y diferente a los que la literatura nos ha ofrecido hasta la fecha no pueden dejar escapar esta saga que ofrece una nueva perspectiva sobre esta especie que tanto fascina a muchos.

Citas

☙ Habíamos aprendido que la fe se empleaba para hacer daño, para separar a hombres y mujeres, para castigar y encontrar excusas por encima de la verdad. ❧

☙ Lo que jamás podíamos prever era que en aquel lugar horrible, hallaríamos una fórmula que nos permitiría ser más eternos que cualquier otro hombre viviente sobre la faz de la Tierra, que nos entregaría un poder superior con el que tendríamos que lidiar y sobrevivir, un don o una maldición que me arrancaría un profundo sufrimiento y pesar, que me obligaría a despedirme de seres queridos y que condenaría a otros a nuestro mismo destino. ❧

☙ Avancé por la vivienda hasta ingresar en una enorme estancia circular y acercarme hacia las cristaleras que dibujaban el sombrío atardecer de Barcelona, ensanchándome la ciudad en un mosaico de tonalidades grises y violetas, muriendo en las profundidades de mar y montaña. ❧

☙ Me perdí en el color de sus pupilas, ese azul turquesa que teñía mis silencios de promesas incumplidas y de sueños inalcanzables. ❧

☙ [...] yo caminaba por las mismas calles que olían a orín, recorría los mismos mercados donde los mendigos robaban fruta podrida y contemplaba las iglesias abarrotadas de campesinos creyentes, a quien Dios, si existía, les daba la espalda. ❧

☙ [...] quise creer que el tango le había afectado del mismo modo y que su cuerpo todavía hormigueaba como el mío y que anhelaba de nuevo la conexión, como si la separación fuese una herida que escocía en un charco de alcohol. ❧

☙ Unos férreos brazos me llevaban en volandas, pero por entonces mi mente naufragaba convulsa en una marea de tonalidades obsidianas. ❧

☙ La lluvia golpeaba con furia los cristales y servía de orquesta de fondo en nuestro intercambio enmudecido. ❧

☙ Las temperaturas habían descendido alarmantemente y el invierno se asomaba en su plenitud, hilando una capa de humedad y vaho sobre los cristales de los vehículos más madrugadores. ❧

☙ —No, querida —me contradijo la anciana—. Las personas que centellean para despejar las sombras del mundo no son la maldición, sino aquellos que crean esa oscuridad que las extingue. ❧

☙ [...] Florencia ya no me parecía tan hermosa mientras la cruzábamos en el coche de alquiler que Ízan había obtenido en Roma y cuyo motor traqueteaba del mismo modo que un lamento. ❧

☙ —[...] Cualquier hombre es capaz de asesinar, cualquier hombre inicia una guerra, un genocidio, una masacre.... Está dentro del ser humano, vampiro o no. Es nuestra naturaleza. ❧
Gracia a editorial Sargantana por el envío del ejemplar
Leer más

jueves, 23 de marzo de 2017

Reseña: Rojo y Oro

¡Buenos días, tinteros! 

Os debo esta reseña desde hace un par de semanas pero quise dejar pasar un tiempo porque estaba demasiado emocionada con su lectura y tenía miedo de no poder ser objetiva. Después presenté en Fnac Valencia el libro Cristal (segunda entrega de la saga Índigo de Eva Aguilar, que reseñaré mañana). Era la primera vez que yo me sentaba junto a una autora a presentar una obra y estaba algo atacada de los nervios... Pero fue bien, también os hablaré de ello más adelante. Y entonces llegaron las Fallas. No soy valenciana pero las vivo muy intensamente desde que me mudé aquí en 2009. La noche del 18 recorrí Valencia durante seis horas (llegando a casa a las cinco de la madrugada, con el estómago lleno de algodón de azúcar, manzanas de caramelo y churros —y una pinta de Guinness). Y el 19 salía ver la cremà de tres fallas, llegando a casa a las tres y media de la mañana. El día 20 tocó descansar y reponer fuerzas y ayer regresé a la rutina. Así brevemente queda explicada mi ausencia. Pero el que tuviera este espacio abandonado, no implica no haber seguido leyendo...

Vamos pues con la reseña de Rojo y Oro.

Ficha Técnica


Autoras: Iria G. Parente y Selene M. Pascual
Género: Fantasía, Nuevo Adulto
Primera Edición: Febrero de 2017
Editorial: Alfaguara
ISBN: 9788420485133
Páginas: 443
Precio: 16,95€
Valoración: Exclente

Argumento

Orión es hijo de Eris, la diosa del Caos que, tras asesinar a Perséfone fue castigada a ser convertida en piedra y permanecer recluída en un laberinto, custodiada por sus hijos. Él fue entregado a Hera quien lo mantiene a su lado como un esclavo. Desea su libertad y cree tener una oportunidad con su madre y Asteria.

Asteria es una amazona que, junto a sus hermanas, fue llevada ante el Emperador para luchar en la arena. Es la mejor combatiente y no lucha por ella, sino por sus hermanas. Pero Orión le desvelará una realidad que hará que en ella nazca una sed de venganza hacia el Emperador.

Uno ha sido criado entre Dioses y no soporta el dolor mientras que la otra lleva años entre la arena de circo y la sangre de sus adversarios. Dos carácteres muy diferentes con dos objetivos muy definidos. ¿Hasta dónde estarán dispuestos a llegar para alcanzarlos?

Reseña

Aquellos que estamos familiarizados con las obras de Iria y Selene sabemos que estas se caracterizan por un estilo muy especial: dividen la trama en capítulos narrados en primera persona, cada uno desde el punto de vista de uno de los protagonista y en este caso, serán Orión y Asteria quienes narren sus experiencias a lo largo de treinta y seis capítulos acompañados de las delicadas ilustraciones de Mar del Valle quien con sus obras ha colocado el broche de oro a esta historia. Pero una particularidad destaca en el libro: se trata de los diez Cantos que aparecen entre los capítulos de Asteria y Orión, donde un narrador omnipresente nos habla sobre los hechos en tercera persona, bordeando sus líneas entre preciosas grecas para diferenciarlos del resto de la obra. Unos Cantos que comienzan con unos versos que dicen más de lo que a primera vista parece y en los cuales cabe destacar que cada cual tiene su título, algo de lo que carecen los capítulos de Astria y Orión donde sus nombres son lo único que adorna el inicio de su lectura.

El título junto a la portada evoca a otra época donde quizá el honor y la lealtad estén por encima de todas las cosas. El rojo alude a la sangre de los mortales y el dorado a la de los Dioses, hablándonos de la unión por intereses que puede surgir en ocasiones entre ambos mundos. El rojo del título destaca sobre el fondo superior blanco, color que caracteriza a la vestimenta de los Dioses y en la parte baja nos encontramos con gruesas pinceladas de ocre y rojo, como la sangre derramada en la arena. Asteria aparece como una mujer fuerte, con una fisionomía a la que no estamos acostumbrados ver en alguien de su género pero no se debe olvidar cómo ha sido criada entre amazonas, su entrenamiento y su posterior vida en el coliseo. Orión a su vez muestra un porte alicaído y, a pesar de portar una daga en la mano derecha, tu pose indica debilidad y temor. Ambas figuras representan a la perfección a los dos personajes que vamos a encontrar a lo largo de las cuatrocientas cuarenta y tres páginas que componen la obra.

A pesar de lo extensa que pueda parecer la obra, el sencillo estilo empleado por las autoras hace que la lectura fluya con una agilidad devastadora que puede llegar a provocar la necesidad de seguir leyendo más y más sin ser capaz de soltar el libro (lo dice alguien que se lo leyó en veinticuatro horas). Sin ahondar demasiado en las descripciones de lugares, atuendos o personajes pero dejando una imagen nítida de cada elemento clave con cuatro oraciones son capaces de adentrar al lector en el corazón de Élada, ciudad donde se dan lugar los hechos. Así, nos encontramos ante una novela cuyos hechos van pasando ante nuestros ojos y ante la impotencia de no poder cambiarlos porque no somos más que meros espectadores guiados por estas dos mujeres que dan vida a los protagonistas principales y a quien narra los Cantos. La obra está cargada de sentimientos y lecciones, de frases magistrales que nos obligan a observar nuestro entorno para darnos cuenta que, sin estar en Élada, también hay otro tipo de Dioses egoístas que nos marcan en nuestra vida día a día sin hacer nada por evitarlo, por miedo a las consecuencias de enfrentarnos a quien creemos superior. Situaciones como la prepotencia de algunos hombres ante las mujeres, el abuso de poder, la manipulación y el engaño son las que aparecerán a lo largo de la historia haciéndonos ver que fácilmente podría ser una historia real, si sabemos eliminar las alegorías y leer más allá de lo impreso en las páginas del libro.

No quiero desvelar el final —nunca lo hago en mis reseñas y no lo haré con esta— pero solo puedo decir que es sublime y posiblemente el único que podría emplearse. Un final de mito griego marcado por las palabras en tercera persona de quien escribe los Cantos, cuyo estilo es similar al que podríamos encontrar en obras de la época de la Antigua Grecia, haciendo del libro un nuevo mito contemporáneo. Si se ha conocido bien a los personajes, este se comprende a la perfección y toca muy hondo en el corazón del lector.
Citas

☙ ¡Cómo sufrió Hades, pues los dioses, cuando mueren, nunca pasan por su reino, y él no podría verla nunca más! ❧

☙ La diosa de los Matrimonios no ve a su esposo desde hace al menos dos décadas, pero los mortales aún le rezan, esperando que consagre sus enlaces. ❧

☙ Mi cabeza es el único refugio que tengo. El único lugar de todo el Universo en el que puedo ser realmente libre, hasta que consiga cambiar mi suerte. ❧

☙ — [...] Los dioses somos egoístas, pero nunca tratamos de disimularlo. Los seres humanos, en cambio, lo son igual, pero fingen. ❧

☙ —La suerte es un pobre consuelo para aquellos que no tienen a los dioses de su parte. ❧

☙ Allí solo importaban las mujeres. Allí solo importaba la gran familia que ellas conformaban, donde todas eran hermanas sin importar de qué vientre se hubieran concebido. ❧

☙ Las amazonas, por supuesto, se defendieron. Las amazonas, por supuesto, lucharon. Lo hicieron con la fiereza de los animales con los que convivían, con la impasibilidad del sol, con la firmeza de la tierra y el ardor del fuego, la ligereza del viento y la fluidez del agua. Lucharon como si el propio mundo luchase con ellas, y las que cayeron lo hicieron con el orgullo y la paz de haber prestado batalla hasta el final. Cayeron creyendo en el honor de ser derrotadas en lucha, de no someterse. ❧

☙ Sus ojos antes vivos se convirtieron en un reflejo de las muertes que se contaban bajo su espada. Su piel sumó cicatrices hasta que su cuerpo pareció una escultura maltrecha. Su sonrisa se perdió por los tirones de la tristeza y del dolor. Y por cada batalla, su alegría se perdía más hondo, su ira ardía más intensa y su nombre se aclamaba más fuerte. ❧

☙ —Que la tierra de la que naciste vuelva a guardarte. ❧

☙ —La muerte está en todas partes aquí, Orión. ¿Qué esperabas? Cada paso que damos nos conduce más cerca de conocer al Barquero.❧

☙ No son conscientes de lo que han hecho. Solo quieren librarse del castigo. Si se lamentan no es porque crean que matar a ese recién nacido para no tener que alimentarlo, o acuchillar a su amante por romperle el corazón, esté mal. Si se lamentan es porque están pagando por ello, pero si no hubiera castigo alguno después de la muerte, lo harían otra vez. El castigo no les ayuda a comprender. El castigo no erradica el problema.❧

☙ —¿No tienes alguna más alegre y, a poder ser, donde las mujeres no se maten entre ellas por culpa de hombres o de estúpidos conceptos de posesividad? ❧

☙ —[...] Las historias de dioses y héroes están llenas de mujeres salvadas y traicionadas, Penélopes que esperan y Pandoras curiosas. Porque, oh, si no somos lo que ellos desean, nos convierten en monstruos, mientras ellos matan y viven a voluntad y pasan a la historia por las más cuestionables hazañas. 

☙ Nadie accede al Inframundo solo queriendo entrar, igual que nadie muere solo por un pensamiento. ❧

☙ Porque la muerte puede descubrirse bajo cualquier forma, porque nos da alcance a todas. ❧

☙ Pero, hay cosas que, aunque no sean escuchadas, solo necesitamos pronunciarlas para que se hagan realidad. ❧

☙ Las luchas que merecen la pena son aquellas en las que creemos de corazón. ❧

☙ —Quiero que se corra ese rumor porque, a veces, los hombres sois muy orgullosos y estúpidos, y si un mujer os dice que solo le gustan las mujeres, sois tan pretenciosos que pensáis que lo que ocurre es que no ha probado a un hombre a la altura. Os creéis salvadores y pensáis que podéis iluminarle el camino y llevárosla a la cama. En fin: ha quienes consideran algo así un reto a superar [...] ❧

☙ Soy el Dolor. ¿Qué persona en su sano juicio se sentiría atraído por eso? Se supone que la Vida debería huir de él, aunque supongo que en realidad ninguna vida consigue hacerlo. ¿Es por eso? ¿Somos dos caras de la misma moneda, destinadas a conformar un todo, a no separarse jamás?❧

☙ [...] el dolor como respuesta al dolor solo da una paz momentánea, una satisfacción que desaparece rápido. La realidad es que el dolor de otra persona no hace más feliz a nadie. ❧
Leer más

jueves, 2 de marzo de 2017

Reseña: El hada mancillada

Ficha Técnica


Autor: Joel Sanz Ablanedo
Género: Fantasía
Primera Edición: Octubre 2013
Editorial: Autopublicado
ISBN: 9781492915133
Páginas: 180
Precio: 7,03€
Valoración: Aceptable

Argumento

Vania es un niño que viaja solo al castillo de su tía el Hada Rosa pero por el camino se despista y acaba en el castillo de la Bruja Gris, quien es temida en toda la comarca. El Hada Rosa iniciará una búsqueda utilizando todos sus recursos con ayuda del Príncipe. Todo apunta a un simple cuento infantil hasta que las cosas empiezan a complicarse...

Reseña

El hada mancillada es un cuento narrado en tercera persona por un narrador omnipresente que, sin abandonar el orden cronológico de los acontecimientos, nos adentra en un mundo de hadas, brujas y nobles con problemas de conspiraciones, asuntos de amores y otros temas familiares. Puede ser leído por adultos y un público más infantil aunque lo malo de no estar tan definido impide elegir bien a su público. Uno demasiado joven no entenderá quizá los giros argumentales y le resultará complicado asimilar toda la historia y para un adulto, resulta demasiado sencilla, una lectura ligera para pasar la tarde.

Los veintisiete capítulos que componen la obra son cortos y esto junto a la sencillez del lenguaje empleado, hacen que la lectura sea fluida, centrándose solo en los acontecimientos, sin detenerse demasiado en descripciones de lugares o personajes. Esta falta de descripciones dificulta al lector adentrarse en la historia porque, imposibilita poner caras a los personajes o imaginar los lugares aunque también le dota del libre albedrío de los cuentos infantiles de dejar que sea su mente quien dé forma física a estos componentes.

El título es un pequeño guiño a uno de los personajes de la obra, dándole fuerza a su historia, la cual inspira la portada donde vemos la falda de su vestido y de fondo una pared, como si estuviera encerrada... y quizá, lo esté o lo estuvo, solo aquellos que lean el cuento hasta el final lo sabrán. De este solo diré que es un desenlace cuidado, sin dejar cabos sueltos, como todo cuento que se precie.

Un cuento para disfrutar tras una lectura pesada, para olvidarse por unos instantes de todo y dejarse llevar a un mundo de fantasía con pinceladas de realidad.

Fragmento

—Me apetecen unos bollitos de crema, pero voy a comer otra cosa más ligera para guardar la línea —dijo mientras se rascaba la oreja con la cuchara—. Eso es, voy a preparar una sopa de ortigas con chorizo. Ligera, pero también sabrosa.

Mientras el potaje hervía, se sentó y empezó a tararear una melodiosa canción. Al terminar la canción se levantó, quitó la olla del fuego y la puso encima de la mesa. Con un largo tenedor comenzó a pescar los chorizos y a comérselos uno detrás de otro hasta que solo quedaron las ortigas.

—Ya no puedo más. No sé por qué me sienta tan pesada la verdura.

Agradezco al autor Joel Ablanedo su confianza depositada en mí para leer y reseñar su obra, enviándome su ejemplar.
Leer más